Una nueva caravana, ahora en solidaridad con los niños migrantes

caravana1
Fotos, cortesía de Manuela Astudillo.

La Caravana de la Esperanza inició esta semana un nuevo esfuerzo de solidaridad para llevar ayuda a los niños migrantes que a diario llegan a la frontera de Estados Unidos.
El sacerdote anglicano Hernan Astudillo–principal impulsor de la caravana–decidió hacer algo por los menores migrantes tras saber del caso de la niña ecuatoriana Joselyn Alvarez, quien trató de cruzar de México a Estados Unidos en busca de sus padres y luego fue encontrada muerta en Ciudad Juárez.
Astudillo entonces contactó al cónsul de Ecuador en Monterrey, Nuevo León, Augusto Torres, quien atendió el caso de la menor, así como al padre Francisco Javier, de una iglesia franciscana en Ciudad Juárez, para coordinar el envío de apoyo desde la comunidad latina en Canadá.
La Caravana de la Esperanza partió con tres autobuses escolares -capacidad para 48 niños cada uno, con destino final en las ciudades de Monterrey (Nuevo León), Reynosa (Tamaulipas) y Ciudad Juárez (Chihuahua).
La caravana pasará por McCallen, a cuatro millas de la frontera entre México y Estados Unidos. ciudad identificada como el epicentro de la crisis humanitaria generada por la ola de niños migrantes que llegan solos a la frontera.
“Sé que hay alrededor de 60 mil niños migrantes que se encuentran en el limbo en la frontera de México y Estados Unidos, así que esperamos que esta caravana permita un retorno seguro a por lo menos 150 de ellos” agregó el padre Astudillo.
Los donativos para la compra de los tres autobuses fueron recibidos en su iglesia y se recabaron más fondos con actividades realizadas por el Centro Comunitario San Lorenzo y la emisora Voces Latinas. “Esta caravana de la esperanza representa el gran esfuerzo de las donaciones de los más pobres.
Con este aporte generoso compramos los buses para compartir con quienes nos enseñan a globalizar la solidaridad”, dijo antes de partir el religioso.
“También llevamos cuatro toneladas y media de frijoles, pasta comestible y suplementos alimenticios para ayudar a la alimentación de estos niños durante la travesía de regreso a sus hogares” explicó el párroco, quien lleva 14 años realizando trabajo en ayuda de los más necesitados.
Agregó que en la Caravana van una decena de voluntarios -mecánicos, y maestros- que recorrerán más de 5.000 km hasta la frontera mexicana.
La Caravana de la Esperanza se  realiza desde el 2.001.  Más de 30 ambulancias y ocho docenas de buses escolares han sido donados en viajes anteriores realizados hasta El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Ecuador y México.