PUBLIREPORTAJE
¡Que nuestro niños no pierdan el español!

NORMAN ORREGO*

 

Generalmente cuando las familias latinas llegan a Canadá, traen consigo niños pequeños. Muchos de ellos ya hablan español porque lo aprendieron en su país. Otros niños en esas familias nacen aquí, pero se crían en un ambiente donde los padres hablan español.  Cuando unos y otros empiezan a ir al preescolar y a la escuela, su entorno lingüístico cambia, debido a que comienzan a aprender inglés. No sólo los profesores sino sus amiguitos e igualmente los padres, que ya han aprendido más inglés, se comunican con el niño en el nuevo idioma.

 

image-1-300x200En muchos casos los padres tratan de que el niño aprenda y se desempeñe muy bien en inglés, principalmente por razones académicas.  De esta manera su idioma nativo pasa a un segundo plano y cada vez lo practica menos.  Incluso muchos padres le hablan al niño solamente en inglés y así el español se va perdiendo para el infante. Hay casos en que el niño lo olvida por completo o escasamente lo entiende cuando escucha, o habla un poco, pero no tiene ninguna proficiencia en la parte de lectura y escritura.

 

El idioma materno (español en este caso) es muy importante en el desarrollo integral de los niños y jóvenes.  Es una forma de tener contacto con sus raíces culturales (tradiciones, costumbres, música, etc.). Igualmente ellos viajan a veces a sus países de origen y se relacionan con primos, tíos y abuelos. De la misma forma tienen mejores posibilidades para su desempeño laboral en Canadá, si dominan el inglés, el francés y el español.

 

Por todo esto es muy importante no sólo hablar con nuestros hijos en español en la casa, sino darles libros y otros materiales para que mejoren y preserven el bello idioma de Cervantes, Neruda y García Márquez.

 

www.funlearninglanguages.ca,

norman@funlearninglanguages.ca