El Gran Willie COLON… !Y PARA QUÉ MÁS…!

MAS DE UN MILLAR EN CONCIERTO

 

Benditas entre todos los amigos

No solamente estaban los salseros que andaban en los veinte años en los ochenta. También hubo mucha gente joven, latino-canadiense que aprecian lo que es la salsa clásica.

A Willie Colón lo quieren, lo admiran y lo bailan todos. Por eso cerca de un millar de latinos asistieron al concierto en el Tibetan Cultural Centre el pasado sábado. Un show que parecía un banquete para los melómanos, con versiones extendidas, con solos de vientos interpretados con maestría por el hijo del Bronx que por algo tiene raíces en Puerto Rico.

Arrancó con el tema que uno esperaría que sirviera para cerrar: Gitana, en una versión en la que Willie exigió a sus músicos para una versión con un toque más lento, más de rumba flamenca, pero que le daba más dramatismo a esa letra que habla de un amor no correspondido.

Y luego se vino la descarga grande, con lo mejor de su repertorio. La gente lamentó que el gran Willie no atendiera el llamado de “otra, otra”, pero a cual más terminó sudando, exhaustos de tanta y tan buena salsa