Canadá, México y EE.UU. reparan sus relaciones

 

1-trilateral

CUMBRE EN QUEBEC

 Ottawa confirma desmonte de visa para los mexicanos.

Los ministros de Asuntos Exteriores de Canadá, México y Estados Unidos iniciaron  esta semana el proceso de reparación de sus relaciones con una cumbre en Quebec en la que acordaron mejorar su integración económica.

La reunión, a la que asistieron John Kerry (EE.UU.), Claudia Ruiz Massieu (México) y Stephane Dion (Canadá), sirvió también para preparar la cumbre de líderes de América del Norte – abruptamente cancelada el año pasado por el anterior Gobierno canadiense.

La llegada al poder en octubre de 2015 del Partido Liberal y su líder y actual primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha cambiado el tono y la sustancia de la política exterior canadiense con sus dos mayores socios comerciales.

Y este pasado fin de semana, el ministro de Asuntos Exteriores canadiense certificó el cambio y la normalización de las relaciones con México al anunciar en español durante la rueda de prensa final de la cumbre que el controvertido visado de entrada a Canadá impuesto en 2009 a los mexicanos será cancelado.

“El visado con México será eliminado, terminado, finito, kaput”, dijo Dion con una amplia sonrisa.
La imposición del visado en 2009, realizada sin consultar con México y justificada por Harper ante el aumento de las peticiones de refugio de ciudadanos mexicanos, generó tensiones diplomáticas entre los dos países ante la continua negativa de Ottawa de eliminar el requisito.

Dion recalcó que Canadá “quiere una relación sólida” con México y que “el visado no es necesario”.
“Nuestro primer ministro quiere la visa eliminada”, añadió el ministro canadiense.

Por su parte, John Kerry también dejó claro el cambio del tono de la relación de la Administración de Obama con el nuevo Gobierno canadiense.

Harper había irritado a Washington en numerosas ocasiones por las presiones que ejerció tanto ante el Gobierno como el público estadounidense para conseguir la aprobación del controvertido oleoducto Keystone XL, que debería transportar crudo canadiense a refinerías en Estados Unidos.

Trudeau llegó al poder tras las elecciones generales de octubre de 2015 con la promesa de acciones para la lucha contra el cambio climático y un planteamiento más equilibrado al desarrollo de los yacimientos petrolíferos del país.

Kerry escenificó la mejora de las relaciones entre Washington y Ottawa al señalar que  “Obama está muy contento de poder recibir a Trudeau en marzo en Washington”.

Durante la cumbre tripartita, los tres socios norteamericanos acordaron revisar los esfuerzos que cada país está realizando para luchar contra el cambio climático, lo que será tratado por Obama, Peña Nieto y Trudeau durante la cumbre que mantendrán en la primavera.

Canadá, Estados Unidos y México también expresaron su voluntad de cooperar para promover el proceso de paz en Colombia.

Igualmente los tres países expresaron su voluntad de mejorar la movilidad laboral y aumentar la integración económica de Norteamérica.