Un show que hace de la nostalgia
un motivo para sonreír

2-El público mayoría venezolano se rió a más no poderFREDDY VELEZ/

El stand –up de George Harris pasó por Toronto y tuvo aplausos y risas por montón.

La nostalgia no sólo le saca lágrimas al inmigrante. También le puede sacar risas… Más, si el que la evoca es un comediante tan diestro como el venezolano Goerge Harris.

El sábado pasado unos trescientos miembros de la diáspora latinoamericana fueron al Randolph Tehatre, en pleno centro de Toronto, para desternillarse de la risa recordando cómo era la cosa en nuestros países en los 80 y un poquito antes.

La mayoría eran venezolanos –de hecho temo que quien escribe era el único con pasaporte diferente. Pero todos dejaron el estrés de la vida urbana, se relajaron y soltaron carcajadas, una tras otra, con el show estilo stand-up de Harris.

Este humorista ubica a su público tanto de vuelta en su país como en décadas pasadas; los pone a ver imágenes de comerciales y entradas de telenovelas de los años 80 y eso le da pie para comenzar su monólogo. Como si su boca fuera una metralleta dispara palabras y frases que bien rápido le desencajan la mandíbula al que está al frente. Luego somete a la gente a comparar desde la forma de crianza de antes hasta la rudimentaria tecnología de antes de este siglo. Y entre risa y risa el tipo deja a la gente pensando sobre si era mejor cuando éramos jóvenes, cuando los padres era meas que estrictos y no habían celulares y emoticones. Buen show!