La llama olímpica aterriza en Brasilia

La antorcha olímpica que iluminará los Juegos de Río de Janeiro 2016 aterrizó el martes en Brasilia, la capital soñada por el arquitecto Oscar Niemeyer, pero su llama quedó ensombrecida por la crisis política que atormenta al país.
El símbolo olímpico llegó a suelo brasileño a primera hora de la mañana dispuesto a sumergir a Brasil en el clima deportivo, pero la política se coló en el trayecto de la antorcha por la joven ciudad brasileña, inaugurada hace 56 años.
Al grito de “No pasarán” y “No va a haber golpe”, y mezclado entre cientos de personas, un grupo acompañó la llama por la Explanada de los Ministerios, una amplia avenida que reúne los principales edificios del poder público brasileño, incluido el Senado.
Dilma Rousseff, fue la encargada de encender la antorcha con la llama olímpica que llegó procedente de Ginebra.
Rousseff le entregó la antorcha a Fabiana Claudino, quien ganó el oro olímpico en voleibol en Pekín 2008 y Londres 2012.