COLUMNISTA INVITADA. Después del guayabo sale el sol

Elecciones en Estados Unidos.

 

Catalina Chaux
Catalina Chaux

El guayabo puede ser atribuido a la celebración de la victoria o a tratar de entender la dura derrota. Sin lugar a dudas las elecciones presidenciales de Estados Unidos 2016 estarán en la conversación y el análisis de muchos durante un largo tiempo, tratando de explicar y entender el fenómeno Trump.En un artículo que escribí en agosto del 2015 dedicado a lo que llamé “El fenómeno Trump” afirmaba que no debería parecernos extraño el que Donald Trump pudiera ser elegido Presidente de una de las naciones más importantes del planeta. A las razones que daba en ese momento se han añadido otras. Sigue predominando la pasión por el reality show y su prevalente conexión con el país rural. Desafortunadamente para Hillary Clinton, sus dos candidaturas han sido en el momento equivocado. La primera vez, porque el sexismo es más grande que el racismo en Estados Unidos y el carisma de Barak Obama, no le permitieron ganar las primarias en el primer intento. La segunda porque en adición a lo anterior, es muy difícil que el mismo partido pueda permanecer en el poder por tres periodos consecutivos.

Grandes perdedoras nuevamente, las encuestas, las cuales deben replantearse y modificarse. Tres ejemplos de ello sonestas elecciones, el Brexit y el referendo por la paz en Colombia. En los tres casos se equivocaron, en los tres hubo una polarización grande que motivó con mayor fuerza el voto oculto, en los tres casos ni los que ganaron esperaban ganar ni los que perdieron creían que pudiera ocurrir. Los partidos tradicionales se han venido equivocando. En el caso de Estados Unidos, Trump lo ha dicho es un movimiento no se ha considerado parte del partido y seguramente facturará a todos aquellos que no lo apoyaron públicamente. Trump logró vender una falacia y lo que el llamaba percepción se volvió una realidad. Evidentemente hay descontentocon Washington, pero eso incluye al congreso, en su mayoría republicanos y ahora reelegidos, que rara vez apoyó al Presidente Obama en sus proyectos. Esto no tiene ningún sentido. Los demócratas se equivocaron en no presentar los hechos históricos negados con contundencia por la campaña Trump, recordar como se encontraba el país hace ocho años, económicamente, en el desempleo, en la guerra, en el entorno internacional y mostrar como está ahora.

*Abogada, especialista en mediación de conflictos, colombiana, radicada en Toronto.