Rinden espectacular tributo a Juan Gabriel

Grupo Cascabel durante el tributo Amor Eterno
Grupo Cascabel durante el tributo Amor Eterno

El homenaje póstumo al cantautor mexicano Juan Gabriel por el Día de los Muertos estuvo cargado de emociones el sábado pasado en el Harbourfront Centre. El tributo Amor Eterno al Divo de Juárez se convirtió en una verdadera fiesta mexicana donde latinos y canadienses cantaron las letras del compositor, desde rancheras y baladas hasta boleros. Con el salón Brigantine Room lleno, el grupo Cascabel -con las melodiosas voces de Yuri y Jorge López, abrió el telón cantando Ya lo pasado, pasadoy Perdona si te hago llorar. Gran show que duro apenas una hora. La mujer sentada a mi lado que no dejaba de tararear las canciones, decía: “Es único, vivirá por siempre en sus canciones”. Y era tan cierto que las personas mayores, que probablemente crecieron con la música del hombre nacido bajo el nombre de Alberto Aguilera Valadez, no dejaban de cantar sus canciones.

Sábado y domingo esta escena fue familiar en el Harbourfront.
Sábado y domingo esta escena fue familiar en el Harbourfront.

A medida que transcurrían los minutos, ingresaban al escenario cantantes invitados que con su particular estilo rendían su homenaje y elevaban el termómetro musical. Vestido de negro y con gafas oscuras, el cantante rockero, Saúl Torres, puso de pie a todos los asistentes con Querida y Se me olvidó otra vez en versión rock pop. Toda la gente se paró, aplaudió, bailó y coreó las letras de Juanga. Acto seguido, la gran voz de Juri matizaba el show musical hasta la presentación de Julián Marz, quien le puso un toque más romántico con canciones como Siempre en mi mente. Otro artista que se sumó al homenaje fue la cantante, Mirian Suárez con la canción Tarde; y la intérprete, Amanda Martínez, que además de ser la maestra de ceremonia cantó “Sabor a mí”, de Álvaro Carrillo. El gran tributo Amor Eterno culminó con el Cucurrucú, en honor al Día de los Muertos, canción que mereció la ovación mayor del público al grupo Cascabel, que hizo del homenaje una verdadera gala a la música latina.