Amigos, red de apoyo emocional

Jassel Arzuza*

Dice el refrán popular que tener un amigo es tener un tesoro y, como en muchas ocasiones, esa sabiduría popular de milenios prueba con hechos científicos, ser más que letra muerta porque sí, se ha comprobado que el desarrollar amistades verdaderas y mantenerlas activas en nuestras vidas es un factor protector de la inteligencia emocional. Son los amigos los que muchas veces nos alientan, nos apoyan, nos hacer ver cualidades en nosotros que no vemos, nos acompañan en momento difíciles y nos ayudan a crecer con sus comentarios e interacciones en inteligencia social e intrapersonal. Y somos nosotros, cuando somos amigos de otros, los que logramos esto en ellos, también. Es un proceso doble vía.

 

Es positivo tener amigos de rumba, juegos de mesa, club de poesía, etc. son red de apoyo en momentos de ocio. Sin embargo, las amistades que son agentes de crecimiento y estabilidad emocional son las clasificadas como maduras, llamadas así porque aparecen luego de cumplir 12 años, cuando ya tenemos una capacidad de abstracción mayor y un avance en nuestra integración cerebral que permite perdurarlas en el tiempo. Evidentemente, no es que tienes 12 años y accedes a estas relaciones espontáneamente; para algunos es antes de 12, para otros, años después, ya que la maduración cerebral se acompaña con las experiencias de contextos familiares, educativos y culturales de cada uno pues implica progresiones en términos del descentralismo en nosotros mismos, del desapego de nuestro ego y de nuestras necesidades y, como es sabido, ciertos contextos alimentan estos desapegos y otros, no los fomentan.

 

¿Cómo es esa amistad? Se define como un compromiso donde apoyas, confías y compartes con el otro, respetas las diferencias y eres consciente de los riesgos que eso implica, con la esperanza de recibir lo mismo del otro y con la claridad de que, como en otras relaciones familiares y sociales, puede terminar cuando tú o el otro decida hacerlo.

 

Si has sido capaz de desarrollar este tipo de amistades, puedes considerarte una persona bienaventurada y por favor, cuida y cultiva esta amistad. Si aún no cuentas con estas amistades en tu vida, ¡Puedes empezar ya! Pues nunca es tarde para empoderarnos y decidir generar elementos de construcción de nuestra inteligencia emocional en nuestras vidas.

 

*Psicóloga y Coach online, Master en Neurociencias,  certificada en Inteligencia Emocional. www.jasselarzuza.com