Octubre nos encontrará expectantes y mordiéndonos las uñas

A woman votes at the primaries election for a presidential candidate in La Paz, Bolivia, January 27, 2019. REUTERS/David Mercado

Nos gustan las elecciones.  No porque creamos que se trata de momentos mágicos en los que un electorado lleno de sabiduría elige la mejor de las alternativas que se le han presentado, sino por mejores y más realistas razones.
Son una expresión razonable de un cierto estado del humor social. Y eso importa.
Llevan a millones de personas que se sienten ciudadanas de un mismo país, que con razón o no se reconocen como pertenecientes a un hogar común, a situarse delante de su propia conciencia. Enfrentadas a la posibilidad de mejorar sus vidas y las de otros… Ejerciendo su derecho a cometer un error.
Son nosotros y los demás, un día cualquiera, intentando decidir. En paz.

Porque en Correo nos gustan las elecciones es que hemos comenzado a publicar notas especiales y fichas informativas y lo seguiremos haciendo hasta la celebración de las Elecciones Federales del lunes 21 de octubre.
Pero ese mismo mes (y en el lapso de apenas una semana) habrá también elecciones que resultarán cruciales en algunos de nuestros países.

Bolivia el domingo 20, y Argentina  y Uruguay el domingo 27 de octubre, habrán de decidir cambios o permanencias de sus partidos de gobierno en circunstancias en que ya hay o podría llegar a haber diferentes grados de polarización y conflicto.
Esas tres elecciones serán, en lo que tiene que ver con la política latinoamericana, uno de nuestros principales focos de atención y trataremos de relacionarlas, cuando resulte pertinente, con las elecciones que se llevarán a cabo en Canadá, para apreciar similitudes y diferencias entre ellas.

Hay algunas diferencias notables, que saltan a la vista apenas se observan las fechas de celebración en tanto otras son más sutiles aunque no menos importantes.

– Las elecciones canadienses se celebran un lunes en tanto que las otras tres se celebrarán en domingo y esto, que podría parecer meramente anecdótico o circunstancial, no lo es, tal como trataremos de analizar en su momento.

– El sistema canadiense es parlamentario (y por lo tanto la elección del Primer Ministro no es directa) en tanto que en Uruguay, Argentina y Bolivia hay diferentes grados de presidencialismo (lo que quiere decir que los Presidentes son elegidos por el voto directo de los electores, sin intermediaciones).

– El voto en las elecciones canadienses no es obligatorio en tanto que sí lo es en las otras 3, lo que determina en el primer caso y tal como hemos visto en el número anterior, un porcentaje muy alto de personas que no ejercen su derecho y no expresan su preferencia.

– En los tres países latinoamericanos que estamos analizando se celebran primarias dentro de cada partido, que son obligatorias en los casos de Argentina y Uruguay en tanto que son voluntarias en Bolivia.

– Tanto Uruguay como Argentina y Bolivia (junto a la casi totalidad de los países latinoamericanos y la mayor parte de las democracias del mundo) tienen sistemas de representación basados en la proporcionalidad, en tanto que Canadá aún mantiene un sistema en el cual la elección de los representantes se realiza por mayoría simple.

– Por último y como es obvio, los tres países latinoamericanos que estaremos considerando (y también el resto) son repúblicas en tanto que Canadá es una monarquía constitucional que tiene, como Jefa de Estado, a la Reina Elizabeth II de Inglaterra.

Cada una de las diferencias que hemos sintetizado aquí, influye seguramente en la percepción que tenemos de los procesos electorales de Canadá quienes somos ciudadanos del país y al mismo tiempo vemos la política con ojos latinoamericanos. Y eso posiblemente incide en nuestra mayor o menor tendencia a votar aquí.

Latin@s en Toronto - communication for social development, está orientada a la construcción de capacidades que promuevan el empoderamiento de los sectores vulnerables. Correo cuenta con el asesoramiento de Latin@s en Toronto en el desarrollo de una nueva línea editorial y nuevos contenidos.