RECONCILIACIÓN ES PENSAR EN EL FUTURO

Existen más de 630 “primeras naciones” en Canadá, que representan más de cincuenta naciones y lenguas indígenas. Estos pueblos cargan a sus espaldas con dolorosas historias que han marcado su pasado y repercuten en su presente.

En franco reconocimiento y deseo de corregir estos lamentables sucesos, el país se prepara para celebrar el venidero 30 de septiembre el primer Día Nacional de la Verdad y la Reconciliación.

Este nuevo feriado legal federal coincide con el Día de la Camisa Naranja, una iniciativa que inició en 2013 como una forma de honrar a los niños indígenas y educar a los canadienses sobre el impacto que tuvo el sistema escolar residencial en esas comunidades.

Hoy, la creación de un feriado de este tipo consolida finalmente uno de los 94 llamados de acción realizados por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación en 2015.

Muchas provincias y territorios han seguido el ejemplo del gobierno federal al marcar el día como feriado y libre para los estudiantes; sin embargo lugares como Alberta, Saskatchewan, New Brunswick, Quebec y Ontario han optado por no reconocer la jornada legalmente.

Esta decisión, catalogada por muchos como esperada pero no por ello menos insensible, puede afectar la significación de una fecha que más que un festejo llama a la toma de conciencia para no repetir los errores del pasado.

El país unido debe continuar trabajando para reconocer el daño causado a los pueblos indígenas a través de la colonización, similar a los estragos ocurridos en naciones latinoamericanas y que han quedado olvidados por las cúpulas de poder, más no por aquellos que aún sufren de discriminación y aislamiento.

El Día Nacional de la Verdad y la Reconcialiación es una jornada para tomar conciencia y entender que hay que comprender el pasado para comenzar a cambiar nuestro futuro.