Síntomas y particularidades de Ómicron: ¿qué debo de tener en cuenta?

La variante B.1.1.529, llamada Ómicron, todavía propone varias incógnitas para la ciencia aunque se comienza a descorrer el velo sobre algunas interrogantes.

Esta variante del SARS-CoV-2, identificada en Sudáfrica, posee características que la hacen similar a la Beta, una de las más extendidas a nivel global.

Los estudios a pacientes que se han contagiado con Ómicron demuestran que este tipo tiene síntomas inusuales, pero leves, y la fatiga extrema es la más notable en los casos identificados hasta el momento.

 Los enfermos con Ómicron tienen otra particularidad respecto a cepas anteriores, y es que no sufren el síntoma que hasta ahora resultaba más claro para sospechar del contagio de Covid-19: la pérdida del olfato y el gusto.

Sin embargo, las investigaciones sí demuestran que se aprecia en los enfermos una elevación inusual del ritmo cardiaco y fiebre muy alta.

Otro síntoma identificado hasta la fecha es el dolor muscular durante un par de días.

Los especialistas afirman que se ha observado que el desarrollo de la enfermedad es leve, sin embargo, se alertó del peligro potencial de un desarrollo más acusado y grave entre los no vacunados.

Angelique Coetzee, presidenta de la Asociación Médica de Sudáfrica, fue la primera persona en alertar de la aparición de Ómicron a las autoridades de su país, el pasado 18 de noviembre.

 Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las infecciones en esa nación africana han aumentado considerablemente en las últimas semanas coincidiendo con la detección de esta variante lo que hablaría de una alta contagiosidad de la cepa.La primera infección confirmada fue de una muestra recolectada el 9 de noviembre de 2021.