Gobierno de Canadá anuncia primeros acuerdos sobre compensación a niños indígenas

Tras meses de debates entre el gobierno de Canadá, la Asamblea de las Primeras Naciones, la Sociedad de Cuidado de Niños y Familias de las Primeras Naciones, los Jefes de Ontario, la Nación Nishnawbe Aski y los abogados, esta semana se anunciaron los primeros acuerdos alcanzados sobre la indemnización a niños y familias nativas.

El documento divulgado por el gobierno destaca la necesidad de reformar el programa de Servicios para Niños y Familias de las Primeras Naciones con el objetivo de proporcionar apoyos familiares sustancialmente iguales y basados ​​en la cultura. “Es imperativo que los líderes, los ancianos y los proveedores de servicios de las Primeras Naciones cuenten con el apoyo que necesitan para su trabajo fundamental”, explica el texto.

Los acuerdos de principio dados a conocer esta semana proporcionan una base para los acuerdos finales que se negociarán en los próximos meses. Una vez que se alcancen los acuerdos finales y se dicten las órdenes necesarias, los niños y las familias perjudicados serán compensados ​​y se implementarán medidas para prevenir este tipo de situaciones.

“Esto trazará un camino para la reforma a largo plazo del programa de Servicios para la Niñez y la Familia de las Primeras Naciones y el Principio de Jordania, reduciendo el número de niños nativos bajo cuidado, manteniendo a los niños conectados con sus familias, comunidades y culturas y asegurando que los infantes de las Primeras Naciones tengan acceso a los servicios que necesitan, cuando los necesitan”.

Hasta la fecha los acuerdos contemplan que se paguen $20 mil millones en compensación para los niños de las Primeras Naciones en la reserva y en el Yukón, que fueron sacados de sus hogares a partir del 1 de abril de 1991, incluyendo a sus padres y cuidadores.

Esto también incluye compensación para aquellos afectados por la definición restringida del gobierno del Principio de Jordania entre el 12 de diciembre de 2007 y el 2 de noviembre de 2017, así como para los niños que no recibieron o se demoraron en recibir un servicio o producto público esencial entre el 1 de abril de 1991 y el 11 de diciembre de 2007.

También se destinarán aproximadamente otros $20 mil millones, durante cinco años, para la reforma a largo plazo del programa de Servicios para Niños y Familias de las Primeras Naciones que se implementará a partir de abril de 2022.