Crean alianza global para ayudar a refugiados

El Ministerio de anunció la creación del Grupo de Trabajo Global sobre Movilidad Laboral de Refugiados, una iniciativa que busca resguardar y garantizar los derechos de miles de personas que actualmente se encuentran en ese estado en diversas naciones del mundo.

En la nota se anunció además que Canadá fungirá como su presidente inaugural. El grupo de trabajo impulsará caminos laborales complementarios en todo el mundo.

Líderes de Canadá, Australia, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, la Organización Internacional para las Migraciones, la Cámara de Comercio Internacional, Fragomen, Talent Beyond Boundaries y RefugePoint celebraron la primera reunión del Grupo de Trabajo para discutir el potencial transformador de las iniciativas de movilidad laboral.

El comunicado señala que Canadá seguirá siendo un líder mundial en la atracción de talento internacional para cubrir la escasez de mano de obra calificada e impulsar la recuperación económica posterior a la pandemia. “Las vías laborales complementarias están destinadas a funcionar junto con los programas de reasentamiento humanitario existentes, con el objetivo de ampliar la cantidad de vías disponibles para que los refugiados calificados emigren al extranjero”.

Esta iniciativa se basa en el Programa Piloto de Vías de Movilidad Económica (EMPP) de Canadá, un programa innovador que reconoce las habilidades y destrezas de los refugiados eliminando barreras y ayudándolos a ellos y a sus familias a inmigrar al país a través de los programas económicos existentes.

El  Grupo de Trabajo Global sobre Movilidad Laboral de Refugiados organizará actividades a lo largo del año para identificar oportunidades para implementar y aumentar las iniciativas de vías laborales.

 Además, trabajará para comprender mejor los desafíos operativos y de políticas asociados con su implementación y para encontrar soluciones prácticas para superarlos. Esto incluirá una inmensa colaboración para garantizar que los proyectos piloto puedan convertirse en programas oficiales.

El éxito de este trabajo dependerá de la participación de las muchas partes interesadas que apoyan activamente la implementación de estas vías, y cuya experiencia y lecciones aprendidas serán cruciales para informar las mejoras de políticas y programas.