Las huellas de una celebración fraternal

El tercer domingo de junio se celebra en gran parte del mundo el Día del Padre, unq fecha que nos regala una oportunidad para compartir en familia con las figuras paternas que nos rodean en nuestra vida.

La idea de crear el Día del Padre surgió en Estados Unidos, concretamente en 1910, cuando una mujer llamada Sonora Smart Dodd quiso rendir homenaje a su padre que había criado en solitario a ella y a sus cinco hermanos, en una granja del estado de Washington. A Sonora se le ocurrió la idea, mientras escuchaba un sermón sobre el Día de la Madre en la Iglesia. Propuso la fecha para el 5 de junio, que era el cumpleaños de su padre.

En 1924 llego la primera declaración oficial por parte del presidente Calvin Coolidge que apoyó la idea de establecer un día nacional del padre pero no fue hasta 1966 cuando llegó la declaración definitiva del presidente Lyndon Johnson, estableciendo la fecha de la efeméride en Estados Unidos para el tercer domingo de junio.

La celebración fue ganando adeptos y se expendió por todo el mundo con diferentes  tradiciones.

Aunque es muy común realizar obsequios en esta fecha es buena ocasión, para aquellos que no los tienen cerca, de realizar una llamada o enviar un mensaje expresándoles nuestro afecto y consideración.

Las figuras paternas, protagonistas de la jornada, también son esos tíos, abuelos, primos, padrastros o hermanos que nos han acompañado en los mejores y más difíciles momentos de nuestras vidas.

Con buenos deseos y felicitaciones, Correo Canadiense espera que este Día del Padre se viva al seno de cada familia de nuestra comunidad como una jornada de paz, felicidad y amor.