El Parque Nacional Topes de Collantes, en el centro sur de la provincia cubana de Sancti Spíritus, es hoy uno de los destinos turísticos más exigido por sus riquezas, la flora, fauna, y un microclima beneficoso para la salud.

Este reservorio ecológico, uno de los mejor conservados del país, a unos 800 metros sobre el nivel del mar, con un alto endemismo mantiene registradas más de un centenar de especies de diversos tipos.Entre estas sobresale el Tocororo (Priotelus temnurus), que hace honor a la Patria al tener en su plumaje los colores de la bandera nacional, es sitio preferido del sijú platanero (Glaucidium siju), el más pequeño búho del Caribe insular, el sijú cotunto (Gymnoglaux lawrencii y el zunzuncito (Mellisuga helenae).Tambien están presente la cotorra, el negrito, el gavilán, el carpintero churroso (Colaptes fernandinae), y especies exclusivas de la región como la ranita Colín, considerada una de las más pequeñas del orbe.Otras notoriedades son la Flor Nacional, la Mariposa (Hedychium coronarium), los helechos arborescentes, orquídeas y maderas preciosas como el cedro y la caoba que comparte territorio con diversidad de plantas autóctonas.De sus laderas brotan los manantiales que alimental al caudaloso río Guaurabo que desemboca en el mar, por donde entraron los colonizadores españoles a la tercera villa fundada por Diego Velázquez en la isla caribeña en 1514.En la comunidad de Topes de Collantes radica el Kurhotel Escambray el cual forma parte del Complejo de Turismo, así como el Museo de Arte Cubano con una colección de pinturas de artistas de la vanguardia cubana, la Casa del Café y Chocolate, entre otros ofertas recreativas.Por las quebradas laderas sobresale el Salto del Caburní, símbolo distintivo de este macizo, con una caída de alrededor de 64 metros (entre las mayores de Cuba), además de contar con un sistema de cascadas, lagunas y pocetas de aguas cristalinas.Este parque que une las provincias centrales -Sancti Spíritus, Cienfuegos y Villa Clara-, es uno de los mas visitados de Cuba y por su aislamiento de los centros urbanos conserva bellezas naturales únicas.

Raúl García Álvarez
+ posts