De vacaciones: ¿Por qué Cuba?

El mes pasado, mi esposa y yo fuimos de vacaciones a Cuba con nuestros vecinos de al lado, dos canadienses nativos que no conocían la isla y que estaban interesados en tomarse un descanso en la playa, pero que también querían vivir un poco la experiencia conociendo la vida cotidiana de los lugareños.

Escogimos un hotel en Los Cayos, que son una serie de grupos de islotes ubicados en la costa norte de Cuba. Los más pequeños son Cayo Las Brujas, Cayo Ensenachos y Cayo Santa María, los cuales estaban completamente aislados e inhabitados hasta la década de los 90s, cuando el gobierno cubano decidió construir un complejo turístico.

Para ello, lo primero que hizo fue levantar un Terraplen, es decir una carretera de aproximadamente 50km de longitud que une tierra firme con los tres islotes, en los que ahora hay 22 hoteles que generan poco más de 5 mil empleos. Esta es todavía una zona bastante virgen en la cual no existen complejos habitacionales, únicamente los hoteles. Y la oferta de turismo acuático es extraordinaria! Se puede nadar obviamente en las espectaculares aguas turquesas, se puede salir a pescar, a disfrutar del atardecer, a emborracharse en un Catamarán, a hacer snorkeling o a recorrer los canales de la zona, entre muchas otras opciones. Nosotros escogimos estas últimas dos y el relax, exploración y diversión estuvo completamente garantizados. Si el paraíso existe, no hay duda de que debe ser algo muy parecido a la impresionante naturaleza marítima que existe en esta costa cubana.

El Che Guevara

Pero Cuba no solo es playas, es historia, historia de lucha, de coraje, de resistencia, de resiliencia, de solidaridad y de soberanía. Y que mejor ejemplo de la entereza de este pueblo que la figura mítica del guerrillero latinoamericano Ernesto Che Guevara, quien combatió en la revolución cubana y fue asesinado después del triunfo por un comando dirigido por la CIA estadounidense, en el año 1967, cuando intentaba realizar la revolución en Bolivia.

Los restos del Che fueron traídos finalmente a Cuba en 1997 y depositados en un mausoleo en la ciudad de Santa Clara, donde se ha habilitado una librería y un museo con muchas de sus pertenencias, fotos y relatos. Y también se ha erigido un impresionante monumento a su memoria que puede ser divisado desde los cuatro puntos cardinales de la ciudad. A sus pies destaca la frase quizás más popular de la revolución cubana: Hasta la victoria siempre!

Nuestros vecinos y amigos quedaron impresionados con este sitio histórico y político, así como también con la ciudad de Santa Clara, capital de la provincia de Villa Clara, que es la quinta ciudad cubana más poblada, con una población de casi 250 mil habitantes.

Cuba y la religión

Si hay un país en el que existe una total separación entre la Iglesia y el Estado, es en Cuba. Sin embargo, a pesar de haber sido considerada en su momento como el opio de los pueblos, la religión ha convivido pacíficamente en un estado completamente secular.

Pero Dios hace milagros, dirían algunos, o Fidel Castro tenía una visión sin precedentes, dirían otros, porque el hecho es que durante la primera visita del Papa Juan Pablo II en 1998 a la isla, el gobierno cubano declaró el Día de la Natividad, 25 de diciembre, como día festivo; y durante la segunda visita en 2012 hizo lo mismo con el Viernes Santo.

Lo malo, en esto sí coinciden todos, es que la visita del actual Papa Francisco a la isla en 2015 no produjo ningún milagroso día feriado.

Cálculos políticos con toda seguridad, pero el hecho es que el erróneamente llamado Estado Ateo no solo no prohíbe las celebraciones religiosas sino que incluso ayuda a que se realicen.  Un ejemplo concreto es el pequeño pueblo de San Juan de Los Remedios, en la Provincia de Villa Clara, que se caracteriza por las procesiones en Semana Santa, época en la que realizamos nuestro viaje.

Hicimos la visita respectiva para conocer la iglesia, recorrer las calles de la ciudad y conversar con los lugareños, y la experiencia fue extraordinaria.

La iglesia principal del pueblo es la más antigua del país (fue construida en el siglo XXI) y su altar estilo barroco tiene incrustados ornamentos de oro.  De hecho hay una leyenda que cuenta que por este motivo era frecuentemente atacada por los piratas y corsarios, quienes en una de esas incursiones se robaron la campana de la iglesia, la cual media tres metros de alto y era de oro macizo, pero como pesaba tanto no la pudieron llevar al barco y la tuvieron que enterrar en la costa. Hasta la fecha, por más búsquedas que ha habido nadie la ha podido encontrar, dice la leyenda.

La iglesia en sí es una verdadera joya arquitectónica en la cual el techo interior es toda una nave original labrada a mano que asemeja a un arca, y en su interior posee una de las escasas 36 imágenes de la Virgen María en estado de embarazo que hay esparcidas alrededor del mundo. De hecho, otra de estas imágenes está localizada en la provincia de Quebec, en Canada.

Es evidente que tras más de 60 años de revolución, Dios y Fidel siguen plenamente presentes en la vida del pueblo de Cuba.

Bloqueo, pandemia e inflación

Mientras estábamos disfrutando de la costa norte del país, me preguntó un amigo si era cierto que había escases de alimentos en Cuba, y lo primero que pensé fue que uno va de vacaciones a esta isla por sus playas, su historia y su gente. Pero que igual, también se disfrutan exquisitos platillos de la rica cocina cubana y deliciosas frutas exóticas (como la guayaba y el zapote o mamey, entre muchas otras, que yo personalmente tenía bastantes años de no degustar).

Pero sí, al igual que en Canadá y en el resto del mundo, la inflación va galopante sin que se vea una solución en el corto plazo. Y en Cuba, a los efectos de la pandemia del COVID19 y de la guerra en Ucrania hay que agregarle también los efectos directos de más de seis décadas del bloqueo absurdo que le ha impuesto los Estados Unidos. Con esa medida ilegal con la que quiere “forzar elecciones libres” (donde es que hemos escuchado eso antes? … Ahhh si, en todos los países a los que ha invadido y en los que ha promovido revoluciones y golpes de estado!), la población cubana está pasando por momentos difíciles, y eso lo dicen claramente en la calle.

Los cubanos quieren lo mismo que queremos los canadienses: que el cheque de pago les alcance para cubrir todos los costos que conlleva una familia. Pero lamentablemente, al igual que los canadienses, ven como un serio reto la constante subida en los precios de los alimentos, entre otros.

En los hoteles para turistas la realidad obviamente es distinta, ya que este sector ha sido creado específicamente para generar las fuentes de divisas que tanto necesita el país y por lo tanto necesitan que el flujo de turistas continúe.

Sin embargo, en estos negocios para extranjeros también se siente un poco la realidad que se vive en estos momentos, en detalles insignificantes pero que hablan de la situación actual, como el hecho de no todos los días poder encontrar cerveza Cristal en lata en las habitaciones o en los bares.

Pero como los cubanos siempre resuelven, basta ir al pueblo más cercano y buscar en las tiendas del lugar para aprovisionarse en estos días de calor. Aunque eso sí, con un precio inflacionario del 50% más en comparación al año pasado!

Pero en fin, la cerveza no es necesariamente el mejor producto que le ofrece Cuba al mundo, porque uno viaja a este paraíso por sus playas, por sus pueblos, por su historia, por su seguridad y sobre todo su gente! Al final del viaje, nuestros amigos Catherine y Jonathan quedaron felices de haber escogido Cuba para pasar sus vacaciones, lo disfrutaron al máximo y entendieron el ¿Por qué Cuba?, coincidiendo con Carolina y conmigo en que “Definitely, ¡Cuba es Única!”.

Oscar Vigil
+ posts