Bianca Andreescu: el nacimiento irrefrenable de una estrella

Foto: TWITTER

No debe ser fácil ser Serena Williams estos días. A punto de cumplir 38 años y casi en condiciones de igualar el record de trofeos alcanzados por la australiana Margaret Court, ha perdido las 4 últimas finales que ha disputado y la bofetada final la ha recibido en la pista Arthur Ashe a manos de Bianca Andreescu, de 19 años, ante quien cayó en 1 hora y 40 minutos por 6-3 y 7-5 frente a un público atónito, angustiado y silencioso.

Este brutal golpe anímico se lo propina una joven que apenas está saliendo de la adolescencia y que recoge el bastón de Venus Williams al convertirse en la primera debutante que triunfa en Queen’s desde 1997.

Andreescu, originaria de Mississauga, con 19 años menos que Williams, no ha resultado ser una tenista que se haya dejado amedrentar por la tremenda personalidad ganadora de su oponente, ni por el escenario (24.000 personas volcadas incondicionalmente a favor de su rival), ni por el hecho de ser ésta su primera gran final.

Esta vez, Flashing Meadows es testigo del surgimiento de una joven que parece tener todas las características de las grandes tenistas. Si bien carece de un juego particularmente seductor, demostró precisión, potencia y unos nervios de acero que le permitieron aprovechar cada error de Serena Williams y colocarla en una situación de desventaja anímica de forma tan fría y despiadada que la estadounidense ni siquiera tuvo ánimos como para desplegar las escenas dramáticas con las que suele entretener a sus fans y descolocar a sus contrincantes.

Nacida en Mississauga de padres rumanos, Bianca Andreescu comienza cada mañana con una sesión de meditación y a diferencia de muchas tenistas de su generación, no idolatra a Williams sino que sus referencias deportivas son la rumana Simona Halep y la belga Kim Clijsters.

Finalizó 2018 ubicada en el lugar número 178 del ranking mundial, estos últimos 8 meses ha ascendido al puesto número 5, y en los 8 encuentros en los que enfrentó a figuras ubicadas entre las mejores 10 del mundo, venció siempre, lo que demuestra que su triunfo ante la hasta hace muy poco imbatible Serena Williams no ha sido un resultado casual sino la confirmación apabullante de una tendencia arrolladora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí