Después de 26 años, Bravos de Atlanta se coronó campeón de la Serie Mundial de Béisbol.

Luego de más de dos décadas los Bravos de la ciudad de Atlanta lograron sumar su cuarto título mundial en la historia de la franquicia.

Con jonrones del cubano Jorge Soler y los jugadores Freddie Freeman y Dansby Swanson, el conjunto venció con marcador de 7×0 a los Astros de Houston y se proclamaron campeones de la Serie Mundial de béisbol al cerrar la cuenta en 4-2.

El título ha sido bien celebrado por el equipo y la dirección ya que el conjunto llega a la cima del evento por primera vez desde 1995, cuando vencieron a los Indios de Cleveland.

Este trofeo se suma además a los logrados en 1957 cuando tenían su base en Milwaukee y en 1914 cuando Boston era su casa.

Soler además fue elegido el MVP de la Serie para convertirse en el segundo cubano en lograrlo. El otro coterráneo en lograr el preciado galardón fue Liván Hernández en 1997 con los entonces Marlins de la Florida.

“Muy emocionado y feliz en ser el segundo cubano MVP en la Serie Mundial”, señaló Soler, quien despachó tres bambinazos con seis impulsadas y dos de los cuadrangulares para darle el triunfo al equipo.

+ posts