All Star de la NBA es la mayor constelación de estrellas que existe en el universo baloncesto. Y más en este 2022 en el que la NBA celebra su 75 aniversario. Una ocasión perfecta para homenajear a los hombres que convirtieron a esta liga en una referencia a nivel mundial y que recibieron el mejor reconocimiento posible por obra y gracia de Stephen Curry, que lideró la victoria del Team LeBron sobre el Team Durant por 163-160.

El base, abucheado por parte del público de Cleveland pese a ser originario del estado de Ohio, decidió que la cita era ideal para hacer historia y se puso el traje de extraterrestre que tantas veces le hemos visto para regalar a los aficionados una de las mejores actuaciones del All Star. De hecho, Curry se quedó a sólo dos puntos del récord anotador de Anthony Davis (52 tantos en 2017) tras anotar 50 puntos en un partido en el que demostró que es el último gran revolucionario del baloncesto.

El hombre que ha sido capaz de cambiar el paradigma del juego desde el triple, convirtiendo cualquier rincón de la cancha en una amenaza cuando tiene él tiene el balón en las manos, ha hecho que ya no queden sitios imposibles desde donde anotar. Y volvió a probarlo en la gran cita de las estrellas. Un partido en el que batió el récord de triples anotados dejando en nada los nueve anotados por Paul George a medida que encadenaba uno tras otro hasta llegar a los 16. Dieciséis tiros de tres y sólo una canasta de dos, que simbolizan ese cambio en el juego y que le valieron para sumar el primer MVP del All Star en su carrera.

LeBron, decisivo

Con el marcador 139-138 a favor del equipo de LeBron, llegó la hora de la verdad. El último parcial comenzaba con la suma de los 24 puntos que sirven de homenaje perenne a Kobe Bryant al tanteo del equipo que va en cabeza: 163 puntos. Esa era la frontera a la que había que llegar para ganar. Y mientras Curry se empeñaba en lanzar una y otra vez en busca de un récord que nunca llegó (17 de 30 en tiros de campo y 16 de 27), LeBron y Antetokoumpo se encargaban de acercarse al objetivo. Una meta que alcanzaron de la mano de un James que no quería ceder todo el protagonismo de su fiesta y que terminó siendo decisivo con una canasta a la media vuelta que cerraba su quinta victoria como capitán y mánager general de sus equipos en el All Star.

Embiid, la alternativa al MVP

El equipo de Kevin Durant, baja por lesión y ausente tras el fallecimiento de su abuela, mandó durante buena parte del partido y se hizo con el segundo cuarto y fue capaz de empatar el tercero de la mano de un Embiid que en cualquier otra circunstancia habría sido el MVP de la noche con 36 puntos, 10 rebotes y cuatro asistencias.

Sin embargo, no pudieron con el poderío anotador de un equipo que sobre el papel era favorito y que terminó cumpliendo con esa condición gracias al ‘Big Three’ formado por Antetokounmpo (30+12), LeBron James (24+8+6 y la canasta ganadora) y un Stephen Curry que se convirtió en el tercer jugador más veterano que gana el MVP de un All Star tras Shaquille O’Neal y Michael Jordan. Dos testigos de excepción que vieron en primera fila los efectos del picorcito de un jugador sin igual.