Aumenta el número de muertos por COVID-19 en la Nación Navajo

American indigenous family aware of the dangers of the Covid19 pandemic stands 6 feet apart from one another

   La Nación de los indios Navajo en Estados Unidos ha sufrido un total de 755 muertos y 21 mil 327 infecciones por la Covid-19 desde que esta enfermedad azotó el país por primera vez a principios de 2020.

   El Departamento de Salud de Navajo también registró el 22 de diciembre pasado 151 nuevos casos confirmados para la tribu que se extiende por partes de Arizona, Nuevo México y Utah.

   Esto se produce después de que ese grupo aborigen norteamericano a principios de este mes extendiera su orden de permanencia en casa por tres semanas adicionales. El mandato se emitió inicialmente el 13 de noviembre y tenía la intención de durar hasta el 6 de diciembre, pero ahora llegó hasta el 28 de diciembre.

   La ampliación de la orden incluyó limitar el contacto a las personas en los hogares individuales de los residentes y solo permitir que los individuos abandonen sus viviendas para actividades esenciales, como ir de compras o viajar a un trabajo esencial.

   “La Nación Navajo está experimentando un aumento alarmante de casos positivos de Covid-19 y una propagación descontrolada en 75 comunidades”, decía la orden de salud pública. Esta situación es resultado directo de reuniones familiares y viajes fuera de la reserva que también provocaron un brote y un segundo aumento de la transmisión de la enfermedad.

   En medio del alza de casos y muertes de Covid-19, la agencia  Associated Press informó recientemente que las primeras dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus recientemente aprobada y desarrollada por Moderna llegaron al Servicio de Salud Indígena del Área de Navajo.

   El presidente de la Nación Navajo, Jonathan Nez, dijo a la estación afiliada KOAT-TV de la cadena ABC en Albuquerque, Nuevo Mexico, que se distribuyeron ocho mil vacunas directamente a los centros de atención médica en toda la reserva.

   Esto ocurre apenas una semana después de que la nación recibió sus primeras dosis de la vacuna Covid-19 de Pfizer y BioNTech para ser administradas a los trabajadores de la salud y aquellos en instalaciones de vida asistida a largo plazo.

   Ambos inyectables tienen una eficacia de alrededor del 95 por ciento para prevenir la Covid-19, aunque los datos finales mostraron que la de Moderna tiene una tasa de eficacia del 86 por ciento para las personas mayores de 65 años.

   Los navajos son el pueblo originario estadounidense más numeroso, pues cuenta con unos 298 000 individuos. Viven en el suroeste del país, repartidos por los estados de Arizona, Nuevo México, Utah y Colorado. Son originarios de Canadá y emigraron al suroeste americano en el siglo XIII.

   Por otra parte, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Ohchr), la  pandemia   afecta  de  manera  desproporcionada  a  los  pueblos  indígenas,  al exacerbar  las desigualdades   estructurales   subyacentes   y la  discriminación   generalizada. 

   Estos   graves   efectos   deben   abordarse específicamente en la respuesta y las implicaciones derivadas de esta crisis, pues la reacción de los Estados ante la pandemia ha sido mixta.

   Algunos pusieron en marcha programas para hacer frente  a  la enfermedad, centrados  específicamente  en  los  pueblos  indígenas,  y otros dieron  un  nivel  de apoyo más limitado, acota la declaración de la Ohchr.