La más reciente película de Walt Disney Animation Studios, Encanto, se ha convertido en un fenómeno cultural dentro y fuera de Colombia. En la taquilla ha recaudado más de 240 millones de dólares desde su lanzamiento. Adicionalmente, la película fue nominada a tres categorías de los Premios Oscar: mejor película animada, mejor animación, y mejor canción original por Dos Oruguitas interpretada por Sebastián Yatra. Y por si fuera poco, la canción We don´t talk about Bruno de la banda sonora se ubicó en el puesto número uno de la lista Billboard Global 200 tras alcanzar 9.3 millones de reproducciones en todo el mundo durante el mes de enero.

Encanto no rehúye al tema de la violencia. La película es de hecho una versión romantizada de una familia matriarcal que se ve forzada a abandonar su pueblo y que gracias a un milagro logra reconstruir su vida con sus hijos en un lugar seguro. Con esta historia, es imposible no pensar en las miles de familias colombianas que han sido desplazadas por la violencia y que añoran un “milagro” para tener una mejor vida, y para que sus hijos crezcan en un entorno distinto.

En Encanto no hay un villano. Por el contrario, la película aborda problemas familiares y personales que a lo largo de la trama se agudizan para finalmente ser superados remontándose a un pasado de dolor. Ello funciona como una metáfora de nuestros días: en la Colombia de hoy también es necesario reconocer el dolor dejado por la guerra, el sufrimiento vivido por múltiples generaciones, y la necesidad de actuar para que exista reconciliación, reparación, y no repetición. Por todo ello,Encanto deja en claro desde el comienzo que es la historia de la familia colombiana, representada en los Madrigal, y cada imagen, cada personaje, cada momento están llenos de elementos de la geografía, fauna, flora, música, y gastronomía de Colombia.

¿Qué significa Encanto para la imagen exterior de Colombia?

En Colombia, la película ha sido en general bien recibida ya que muestra un país muy distinto al que por décadas se le presentó al mundo desde los despachos de Hollywood: plagado de guerra, narcotráfico, y figuras nefastas en la historia nacional. La película además ha constituido una oportunidad de promocionar al país a nivel internacional. Desde el lanzamiento de Encanto los medios internacionales han puesto sus ojos en Colombia, lo cual ha facilitado avanzar diversas estrategias de promoción desde el gobierno y el sector privado. Por ejemplo, Procolombia, la agencia de promoción de exportaciones, oportunidades de inversión, y turismo ha realizado eventos especiales en distintos países en torno a Encanto. En estos eventos han participado los artistas que dan voz a los personajes, los intérpretes de las canciones de la banda sonora, todo esto acompañado de muestras de la gastronomía y cultura colombiana, entre otros elementos que aparecen en la película. Más aún, la aerolínea Avianca está utilizando imágenes alusivas a la película en uno de sus Airbus A320 que cubre 38 rutas nacionales en Colombia.

Habiendo dicho lo anterior, Encanto no deja de ser una película de Disney. Por lo tanto, tiene un público, unos objetivos, y una narrativa particulares. No se trata de un documental sobre Colombia, la violencia, los desplazados, o la desigualdad. Como se señaló con anterioridad, lo que vemos en la pantalla es una visión romantizada del país. Incluso nos muestra en diversas ocasiones las famosas mariposas amarillas, símbolo de amor y soledad, que aparecen en la novela Cien Años de Soledad de Gabriel García Marquez, Premio Nobel de Literatura en 1982. Indudablemente, la película promociona una imagen positiva de Colombia en el exterior. Sin embargo, esta visión hace necesario pensar en cómo muchas estrategias para la promoción del turismo palidecen frente a la realidad nacional y las actuales necesidades. 

¿Qué ha pasado con el turismo en Colombia?

La firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno nacional durante el mandato de Juan Manuel Santos y la guerrilla de la Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) marcaron un hito en la historia de Colombia. Esto se vio reflejado en la imagen del país y el creciente interés por el mismo. El periodo 2014-2019 fue una época dorada para el turismo. El país pasó de recibir 1,500,000 visitantes extranjeros en 2012 a más de 3,200,000 en 2019. En 2010 las divisas generadas por el sector fueron de 3,440 millones de dólares y en 2017 sumaron 5,788 millones de dólares. En su mejor momento, el turismo fue el segundo generador de divisas, sólo detrás del petróleo. 

Sin embargo, el turismo es una actividad económica vulnerable que, ante cualquier indicio de riesgo para los visitantes, puede experimentar un repliegue o incluso la desaparición de flujos turísticos. Situaciones a nivel internacional como la pandemia han afectado a esta industria en todo el mundo, y en el caso colombiano también las dinámicas de política interna. En efecto, el accionar del presidente Iván Duque, cuyo partido tenía como discurso de campaña “hacer trizas el Acuerdo de Paz”, ha dificultado la implementación a cabalidad los compromisos del acuerdo y garantizar la seguridad de los desmovilizados. Lo anterior, ha facilitado el surgimiento de nuevos grupos armados y el asesinato de más de 904 lideres sociales y 276 excombatientes de las FARC entre noviembre de 2016 y abril de 2021.

¿Qué podemos esperar?

El potencial de Colombia como destino turístico es innegable. La riqueza cultural y diversidad natural que nos muestraEncanto son reales. Sin embargo, más allá del glamour y la popularidad de esta producción hollywoodense, no se puede perder de vista que el país enfrenta muchos retos entre los que destaco la implementación del Acuerdo de Paz, garantizar la seguridad de nacionales y extranjeros, y fortalecer el sector turístico. Por lo tanto, el rumbo que tome el país en los siguientes años y la posibilidad de beneficiarse de este boom promocional dependerá del resultado de las elecciones presidenciales del próximo 29 de mayo, y si generan o no los cambios que el país necesita.

(*)This Geo-Blog is republished with permission from Global Brief magazine https://globalbrief.ca/