El propósito de la vida: el trabajo de Viktor Frankl

UNSPECIFIED - CIRCA 1994: Portrait of austrian psychologist Viktor Frankl, Photograph, 1994 (Photo by Imagno/Getty Images) [Portr?t Viktor Frankl, Photographie, 1994]

Me gustaría hablar del trabajo de Viktor Frankl y de cómo  el propósito de vida es el porqué de nuestra existencia, el que da sentido a lo que hacemos y el que se convierte en una brújula moral y motivacional de nuestras acciones y decisiones. Es nuestra razón de ser.

En el siglo 21 con tanta globalización, donde muchas personas  están siendo afectadas por las nuevas tendencias carentes de un valor real y sin sentido que guíe, se genera la sensación de no pertenecer a algo más importante. Contrario a lo que sucedió en los años 1950 a 1970 donde se quería cambiar el mundo, por ejemplo terminar la guerra de Vietnam y traer el amor y la paz al mundo.

El filósofo alemán Martin Heidegger (1889-1976), fue quien habló del “anonadamiento” para describir que una persona ‘siente la nada’ y percibe la “inhospitabilidad del mundo”, que es esa carencia de propósito o sentido en la vida.

El Dr. Marco Eduardo Murueta Reyes define el vacío existencial como “la sensación de falta de sentido de la vida, de tedio, de no saber para qué se vive, para que soy bueno,  que lleva al aislamiento y a falta de cercanía en las relaciones, con un enrarecimiento de la relación con la familia y la sociedad”.

En esta incapacidad de conectarse con lo que da una razón de ser, se generan  crisis emocionales al experimentar  frustraciones de manera continua, además de la incapacidad para concretar propósitos individuales y de actividades que generen un propósito que alimente el alma.

Al perderse la motivación y el interés y el no poder tener un propósito que guíe al individuo, genera el sentimiento de para qué estoy vivo, para qué existo. Y de aquí vienen muchos problemas emocionales y mentales.

Aparte de esta situación, a pesar que  las personas viven rodeadas de gente, están solitarias a nivel emocional.

Al llegar a la casa, en las relaciones familiares,  es muy común observar el abandono afectivo y la falta de comunicación y aunque en los hogares exista la presencia física de uno o ambos padres, éstos sé encuentren emocionalmente ausentes.

Algo que se volvió típico, los padre e hijos juntos en la sala, cada uno mirando su celular o su tablet, donde no hay un vínculo de calidad.

“Nunca debemos olvidar que también podemos encontrarle sentido a la vida incluso cuando nos enfrentamos a una situación desesperada, cuando nos enfrentamos a un destino que no se puede cambiar.” Viktor E. Frankl

El  Dr. Viktor Emil Frankl nació en Viena, Austria, el 26 de marzo de 1905 y falleció el 2 de septiembre de 1997.

Es conocido como Viktor Frankl y fue un neurólogo, psiquiatra y filósofo austríaco, fundador de la logoterapia y análisis existencial.

En su autobiografía relata que a los 4 años se despertó sobresaltado pensando en la idea de que en algún momento él tendría que morir así como todos.

Fue en ese momento a sus cuatro años donde empezó a preguntarse acerca del sentido de la vida. Se preguntaba ¿Qué sentido tiene la vida si un día nos vamos a morir?

Sobrevivió a cuatro campos de concentración nazis como Auschwitz y Dachau desde 1942 hasta su liberación en Turkheim el 27 de abril de 1945. En estos perdió a su madre, padre, hermano, cuñada y su primera esposa Tilly con la cual solo llevaba 9 meses de matrimonio.

Cuando la guerra termina el 27 de abril de 1945, Viktor Frankl pudo reafirmar que realmente estaba destinado a vivir para algo, ya que la camioneta de rescate suizo le cerró las puertas cuando ya le tocaba a él subir. Esperó varias horas a que llegara la próxima. Cuando llegó la otra camioneta se dieron cuenta que la camioneta  anterior  llevó a más judíos a la muerte. De estas experiencias el escribir el libro “El Hombre en busca del Sentido”. A pesar de todo a decir SI a la vida.

Viktor Frankl para sobrevivir se apoyó en el amor, el cual sentía por su familia, que le daba fuerza para luchar cada día, aunque no sabía si aún estaban vivos.

En la conexión con la belleza de la naturaleza que le daba sentido de libertad.

Utilizó el sentido del humor pues, a pesar de todo, lograba reírse al contar chistes.

Utilizaba el sentido del pasado no para quedarse en él sino para poder soportar la pobreza espiritual del aquí y del ahora, enriqueciéndolo con vivencias anteriores.

Solía orar y cuando era posible oraban en grupo para tener ese sentido de comunidad y de un sentido más espiritual. Para Frankl, la oración es un diálogo íntimo con el mas íntimo de los amigos.

Tener momentos de soledad para recuperar un poco  su intimidad y privacidad.

Frankl plantea que la vida por si misma posee un significado, y las personas tienen la capacidad de descubrir un sentido que resulta único e irrepetible, independientemente de las circunstancias en que nos encontremos; esta búsqueda de significado constituye la principal motivación vital.

El dolor en la existencia es algo inevitable y forma parte de las características naturales del ser humano y esto genera una oportunidad de desarrollo, de aprendizaje y también de sentido.

Siempre tenemos un cierto grado de libertad, puesto que podemos decidir al menos qué actitud adoptamos ante la adversidad.

Sanar a traves del sentido

El principio fundamental es que la vida siempre tiene un sentido, lo que impulsa la vida humana es justamente la búsqueda de sentido.

Los 3 conceptos básicos de la logoterapia son:

1. Libertad de voluntad

2.Voluntad de sentido

3.Sentido de la vida. La principal fuerza motivadora de los seres humanos es encontrar un propósito o sentido en la vida.

Las tres vías principales para alcanzar el sentido de la vida son:

1. Trabajo con propósito: trabajo que alimenta tu alma y brinda satisfacción al reconocer tu propio trabajo único, algo que solo tú puede hacer.

Entender que la vida nos está preparando en cada momento para hacer algo que es únicamente tuyo.

¿Cuál es la tarea que te espera?

2. Amor: Amando a las personas. El amor es la meta última y más alta a la que podemos aspirar. Sólo a través del amor puede salvarse la humanidad.

Es a través del poder del amor que encontramos la verdadera realización. Encontrando el significado más profundo en nuestro ser espiritual.

El amor puede vencer la distancia e incluso la muerte.

3. Valor ante la dificultad

También elegir cómo respondes a los desafíos de la vida y las cosas que no puedes cambiar.

Elevándote por encima de tus limitaciones.

La autotrascendencia.

La autotrascendencia y la espiritualidad están íntimamente conectadas. Es encontrar nuestro verdadero yo. Al dejar ir al yo conectado al ego, la conciencia puede expandirse más allá del yo físico, hacia algo superior. Algunas personas reconocen la espiritualidad, la idea del alma o fe en Dios. Puede ser la naturaleza divina o espiritual. De una forma u otra, este tipo de creencias ayudan a las personas a encontrar el sentido que las impulsará a trascender. También  permite reconocer un sentido mas profundo que permite tener un sentido de propósito a través de la espiritualidad. Al reconocer el orden superior de las cosas.

Viktor Frankl describió 3 valores para experimentar la autotrascendencia en la vida cotidiana:

-Valor creativo: devolver algo al mundo. Este valor implica comprometerse deliberadamente en un trabajo productivo de manera creativa. Significa aportar talento único e ideas creativas a cualquier trabajo que hacemos para producir valor o bien para la sociedad o marcar una diferencia en el mundo.

-Valor experiencial: recibir algo del mundo con gratitud. El valor experiencial implica apreciar las relaciones amorosas y la belleza que nos rodea.

-Valor actitudinal: tomar una posición hacia el destino. El coraje actitudinal implica el poder desafiante del espíritu humano para enfrentar la adversidad con coraje o fortaleza moral. La actitud estoica de mantener la dignidad y la integridad frente al peligro y las dificultades es la última línea de defensa para extraer un sentido de libertad y significado.