El Triángulo de Sternberg

En este momento se está experimentando “el  amor moderno” que tiene un sistema de creencias de no manifestar el cariño, ni el interés por el otro.

Las expectativas hacia la pareja son tan altas que difícilmente se podría encontrar a  una persona qué cumpliera con esos ideales de las películas de Disney del amor no solamente perfecto, sino eterno. Aparte de esto hay un gran temor de enamorarse por miedo al compromiso y en ese egoísmo pensar que se va a perder la  libertad y que la otra persona podría volverse una carga más adelante.

La comunicación entre las parejas es poca y de mala calidad. Usualmente mensajes de texto, sin respuesta o qué se contestan horas más tarde. Con el uso de aplicaciones se ha generalizado la idea de para qué estar con una sola persona si hay tantas opciones.

Esto sin tener en cuenta de cómo se escogen personas por las razones equivocadas y por falta de compatibilidad empiezan relaciones que terminan siendo muy dolorosas para ambos, generando traumas que no se  trabajan terapéuticamente. Esto sólo ocasiona el mismo patrón de sufrimiento que se repetirá con las siguientes parejas.

Wendy Wang, directora de investigación del IFS, en Estados Unidos, comprobó en un estudio que realizó en el 2016 que la mayoría de personas entre los 18 y 64 años en esa nación deciden no casarse.

Solo el 48.6% de los adultos en Estados Unidos entre 18 y 64 años están actualmente casados, lo que indica su nivel más bajo, según los datos del censo más reciente del IPUMS-USA comparado con 1960 donde se contrajo matrimonio en el 75.6%.

“También la fluctuación a corto plazo en el número de nuevos matrimonios y divorcios está estrechamente relacionada con los cambios en la economía y otros factores”, precisa.

Por esta razón es importante aprender acerca del amor y de cómo establecer relaciones desde la compatibilidad, de tener valores similares, propósitos en común, además de la capacidad de hacer acuerdos que los beneficien a los dos y que el compromiso esté presente.

La teoría del amor de Robert Sternberg

La definición del amor de acuerdo al sicólogo americano Robert Sternberg es:  un  conjunto de sentimientos, emociones y valores que se encuentran presentes en una relación y que está compuesto por tres elementos fundamentales: la intimidad, la pasión y el compromiso.

-Intimidad: La intimidad serían esos sentimientos dentro de la relación que llevan a la  cercanía, a la conexión y al vínculo entre las dos personas. Forman parte de la historia de amor, la confianza entre ellos, la amistad, el afecto. Se genera el deseo de dar, recibir y compartir.

-Pasión: Es un estado de intenso deseo sexual o romántico, de unión con el otro. Se expresan  necesidades y  sentimientos de la atracción física, además del impulso o la necesidad de estar con la otra persona  y de tener relaciones íntimas.

-Compromiso: Hace referencia a la decisión de amar a la otra persona y seguir en la relación a pesar de los altibajos que puedan surgir. Incluye aspectos como los momentos vividos, la historia de la relación, las etapas de la vida, etc.

Hay que trabajar los tres elementos para lograr el amor consumado.

No hay amor cuando estos tres componentes no están presentes en la relación.

Tipos de amor:

Según las posibles combinaciones, Sternberg afirma que existen distintas formas de amar. Una relación basada en un solo componente es menos probable que se mantenga que una basada en dos o en los tres. Estas formas de amar pueden ser entendidas de manera aislada o cómo etapas.

1.Falta de amor:

No existe pasión ni intimidad ni compromiso. No es una forma de amor, puesto que no existe en ninguna de sus manifestaciones.

2. Cariño:

El cariño hace referencia a la amistad verdadera, donde se siente el vínculo. Solo hay intimidad, pero no existe pasión ni compromiso. Los miembros de la relación se sienten cercanos y confían el uno con el otro pero no hay deseo de tener relaciones íntimas ni compromiso como pareja.

3. Encaprichamiento:

En esta forma de amar hay mucha pasión, se siente como “amor a primera vista”. No hay intimidad ni compromiso lo que convierte este tipo de relaciones en superficiales. Sería una especie de romance pero que termina pronto o el principio de una relación en la que existe mucho deseo por tener relaciones íntimas pero no hay suficiente confianza ni compromiso.

4. Amor vacío:

El amor vacío se caracteriza por un elevado compromiso, sin pasión ni intimidad. No sienten nada uno por el otro pero hay respeto y reciprocidad. Esto es habitual en las relaciones interesadas o en las de larga duración, cuando no existe ni confianza ni relaciones íntimas, pero sí  existe compromiso por estar juntos. En algunas culturas donde se hacen matrimonios arreglados se inicia con un amor vacío.

5. Amor romántico:

El amor romántico es una forma de amar en la que los miembros de la relación sienten atracción física mediante la pasión y están unidos emocionalmente. Además tienen confianza y cercanía. No hay compromiso. El amor romántico ha inspirado miles de novelas y películas, es el amor que sienten Romeo y Julieta. Podría ser un amor de verano o relaciones muy cortas. Si esta etapa continúa con grandes experiencias juntos, podría llevar al compromiso.

6. Amor sociable:

Se encuentra frecuentemente en matrimonios en los que la pasión no existe, pero hay un gran cariño y compromiso con el otro. Suele suceder con las personas con las que se comparte la vida, aunque no existe deseo sexual ni físico. Es más fuerte que el cariño, debido al elemento extra que es el compromiso. Se encuentra en la familia y en los amigos profundos, que pasan mucho tiempo juntos en una relación sin deseo sexual, pero la convivencia, los hijos y las experiencias juntos les mantienen unidos. Esta relación puede parecer satisfactoria para los miembros y durar mucho tiempo.

7. Amor fatuo:

En el amor fatuo predomina el compromiso  motivado por la pasión, pero no existe intimidad. El amor fatuo puede producirse porque los miembros de la pareja quieren estar juntos, pues existe el deseo y la excitación de vivir experiencias íntimas, sin embargo, no tienen muchas cosas en común.

8. Amor consumado:

Este es el amor completo. Está formado por los tres elementos de la teoría piramidal de Sternberg. El amor consumado es el amor ideal y también recibe el nombre de amor maduro.

Los componentes del amor deben manifestarse en acciones. “Sin expresión  hasta el amor más grande puede morir”. El amor consumado puede no ser permanente. Si la pasión se pierde con el tiempo, puede convertirse en un amor sociable.

Hay que trabajar los tres elementos para lograr el amor consumado.

Mantener el amor consumado es más complicado que conseguirlo, por lo que es necesario para las parejas trabajar los tres elementos básicos de su teoría.

El equilibrio entre estos tres ingredientes puede ir cambiando a medida que avanza una relación. Sin embargo, compartir  tiempo solamente no significa que se pueda tener  una intimidad, pasión o compromiso altos.

Sternberg afirma que las parejas con amor consumado o completo continúan compartiendo el deseo íntimo y la pasión en todos los niveles, incluso pasados muchos años. Sin embargo mantener el amor consumado es mas complicado que conseguirlo, razón por lo cual es necesario para las parejas trabajar los tres elementos básicos de intimidad, pasión y compromiso.

Lo más importante es tener en cuenta que de acuerdo a lo que la pareja este viviendo hay que reconocer cuál elemento se necesita más. Hay que tener en cuenta que la duración de la relación no garantiza que se logre el amor maduro.

Sin estos componentes presentes el amor termina.

Dependiendo de las combinaciones que se produzcan entre estos componentes, las relaciones amorosas serán distintas. Por ejemplo, en una nueva relación la pasión y la atracción  predomina por encima de la intimidad y el compromiso.

Dra. Olga Lucía Salinas
+ posts

Terapeuta holística