Bajo las primeras noches

Fue alrededor de una fogata, bajo un cielo repleto de puntos brillantes y titilantes, que la vi por primera vez. Me cautivó la maraña indescriptible de sus cabellos, las cuencas de sus ojos sorprendidos por cada cosa que miraba y el movimiento de su boca llena de comida, que aún en su masticar, dejaba escapar una sonrisa de bondad. Entonces, me decidí. Le di un garrotazo, la arrastré hasta mi cueva y se convirtió en mi familia, aunque después, me tocó botar aquel objeto contundente de mis amores, porque entonces, era ella quien lo usa conmigo, cada vez que me vía cerca de otra cavernícola.

Será que, en el futuro, esta dinámica de amores y odios ¿Evolucionará?

Colombiano, de Urumita, Mención especial y premio de los lectores (accésit por más "me gusta") en el II Concurso Internacional de Cuento Oscar Wilde, organizado por Boukker en el 2020 y parte del equipo de la revista literaria cuentosrenred.com