Cuba vuelve al foco mediático internacional.

El pasado domingo 11 de julio, grupos de cubanos salieron a las calles en varios municipios y provincias de Cuba para reclamar ante las condiciones económicas actuales de la Isla, recrudecidas en el contexto de la pandemia causada por la COVID 19. Estos sucesos ponen nuevamente al país bajo el foco mediático y han provocado reacciones varias en la comunidad internacional.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, emitió el lunes un comunicado donde solicitó al gobierno de la Isla que escuchara el pedido del pueblo, algo que fue duramente criticado por las autoridades gubernamentales cubanas que lo catalogan como una reacción hipócrita teniendo en cuenta que la nación norteamericana mantiene hace más de seis décadas un bloqueo económico contra el país.

También el primer ministro, Justin Trudeau, se pronunció sobre el asunto destacando que Canadá siempre ha mantenido excelentes relaciones con el pueblo de Cuba y que su administración continuará presionando a favor de que se respeten los derechos humanos en la isla.

Rusia es otra de las naciones que ha manifestado oficialmente su preocupación por los hechos ocurridos en la nación caribeña y ratificó su postura a favor del actual gobierno y en contra de cualquier tipo de injerencia extranjera.

Por su parte las comunidades cubanas en diferentes países también han exteriorizado reacciones divididas ante los recientes sucesos y en muchos casos han mostrado su rechazo ante una posible intervención foránea, que respondería a un pedido mayormente respaldado por la comunidad cubano-americana de la Florida.

El presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, se pronunció desde el día de los acontecimientos con un llamado al pueblo para salir a contener dichos sucesos y denunció que lo ocurrido responde a un intento de golpe blando orquestado desde el exterior a través de las redes sociales.

Las protestas del 11 de julio ocurrieron a pocas jornadas de que se posicionaran en Twitter los hashtags #SOSCuba y #SOSMatanzas solicitando ayuda humanitaria ante una escalada de casos de COVID 19 en la isla.

Actualmente el país caribeño se encuentra enfrentando un peligroso pico pandémico según han confirmado las autoridades sanitarias de la nación. Esto ha devenido en un aumento acelerado de casos y en un crecimiento en la cifra de personas graves y en estado crítico.

Abogamos por impulsar el diálogo en la solución de este desacuerdo entre cubanos y de evitar recurrir a la violencia de cualquier tipo entre hijos de la misma tierra.