Entendiendo qué es gaslighting

Hay que comenzar sabiendo que aquellos que hacen lo que conocemos como luz de gas o gaslighting tienen como objetivo controlar a los demás.

Este es una forma muy eficaz de abuso emocional que causa que a una víctima cuestione sus propios sentimientos, instintos, y la cordura. Esta táctica le da a la pareja abusiva una gran cantidad de poder y control.

Efectos y maneras de aplicarlo:

1. Consumir a la víctima

Estar siempre a la ofensiva provoca un desgaste de manera constante en la víctima. El objetivo es que esta se consuma en un estado de pesimismo y angustia, alimentados por las dudas de su percepción y de sí misma, cultivadas por los efectos del gaslighting.

2. Las mentiras

El victimario sabe muy bien que está mintiendo; su narrativa negativa, basada en presunciones y acusaciones generalizadas, deja de lado hechos concretos y verificables. Miente con gran seguridad para que la duda sea efectiva en su víctima, situación que pone a esta última a la defensiva y, por tanto, a dudar de sus propios pensamientos.

3. Repetir y repetir las mismas mentiras

Con la misma estrategia de Paul Joseph Goebbels , la persona que lleva a cabo el gaslighting repite una y otra vez las mismas mentiras con el propósito de que su víctima al final las crea como verdaderas. El fin último es controlar la relación, sosteniendo siempre una posición sutilmente agresiva y ofensiva.

“ Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá ”.

Joseph Goebbels

4. Condescendencia

La condescendencia del manipulador, producida con habilidad, consigue confundir a la víctima. Proyecta en ella el pensamiento de que el otro, lejos de ser egoísta, lo que busca es su interés. Con la condescendencia, la víctima puede llegar a sentir que el manipulador relega sus preferencias para atenderle. “Si no puedes, no te preocupes; ya lo hago yo por ti“.

5. Codependencia

Esta es la zona en la que se siente cómodo aquel que juega el papel de gaslighter, haciendo todo lo posible para que el otro se sienta vulnerable. Sabe que cuanto más avance por este camino, más poder tendrá sobre ella.

6. Confrontar y desafiar a la víctima

Sucede que la víctima refuta las mentiras de su victimario, no obstante, este negará los argumentos de su contraparte, mantendrá sus mentiras insistiendo en que son verdaderas, la acusará e intensificará sus ataques con el fin de que la verdad de los hechos se mantenga distorsionada. Además, buscará la forma de hacerla sentir culpable por medio de la confusión y sembrando dudas en su fuero interno.

7. Dominio

El fin último de quien hace el papel de gaslighter es tener absoluto control y dominio en la relación de pareja, académica, laboral, familiar, etc. Para ello, intensifica su coerción sobre su víctima y la presiona para que se sienta insegura y temerosa, por lo que podrá manipularla a su antojo.

La Real Academia Española (RAE) traduce el término gaslighting como ‘hacer luz de gas a alguien’ y lo define así: Intentar que dude de su razón o juicio mediante una prolongada labor de descrédito de sus percepciones y recuerdos.

El término está inspirado en una obra de teatro de Patrick Hamilton de 1938, ambientada en la Inglaterra victoriana, donde un viudo y vuelto a casar busca en su altillo unas joyas que escondió su primera esposa (a quien asesinó) y para que su actual mujer no sospeche comienza a crear situaciones en que ella termina dudando de su cordura. El personaje comienza diciendo que hace cosas que después no recuerda o que lo que ve no es real; todo con el fin de matarla también, fingiéndole un suicidio por demencia.

Seis años después aparece la versión cinematográfica Gaslight dirigida por George Cukor que es la que termina popularizando el nombre gaslighting, y en español ‘luz de gas’, porque en el argumento el marido enciende las lámparas de gas del altillo y la esposa ve como baja la iluminación en el resto de la casa, pero él se lo niega diciendo que está loca, que es su imaginación y que la luz de la casa nunca cambia.

Los recién casados se van a vivir a la casa de una tía recientemente fallecida. Pronto empieza la mujer a oír por las noches en el ático unos extraños ruidos que la aterrorizan, eso y la presión de su marido la atormentan hasta hacerla creer que se está volviendo loca.

Dra. Olga Lucía Salinas
+ posts

Terapeuta holística