Halloween, la noche de las leyendas

Gloriosa cae la noche del 31 de Octubre, y arrastra con ella sombras y oscuridad. La línea entre lo real y lo ficticio se desdibuja y el estrecho velo que separa la vida de la muerte, desaparece… Luces misteriosas rompen el paisaje negruzco, mientras monstruos de disímiles formas y tamaños avanzan cubriéndolo todo…

Muchas de estas peculiares criaturas se caracterizan por tener un tamaño pequeño y por tocar las puertas de los hogares exigiendo una ofrenda de golosinas…

La historia real ¿Por qué celebramos Halloween?

Es Halloween una de las celebraciones más antiguas y tradicionales del mundo occidental. Sin embargo, los años no han logrado que pierda su misterio y su atracción, lo que la ha hecho una de las festividades más populares en la actualidad.

A pesar de que actualmente constituye un festejo repleto de alegrías, disfraces y golosinas, su origen es completamente distinto.

Hace más de 3 mil años, el nombre original de esta celebración era All Hallow’s Eve (Víspera de Todos los Santos) también conocido como Noche de Brujas Samhain o “Fin del verano” en irlandés antiguo.

El paganismo y los rituales celtas fueron el inicio de la celebración, a partir de la fiesta que se celebraba en Irlanda el 31 de octubre, cuando la temporada de cosechas tocaba a su fin y daba comienzo el “año nuevo celta”.

La explicación de los disfraces actuales de almas en pena y protagonistas de historias de terror suscribe la creencia de que durante el festival de Samhain, los espíritus de los muertos volvían a visitar sus hogares.

Por ello, las personas encendían fuegos e inmensas hogueras en las colinas para ahuyentar a los espíritus malignos e incluso usaban máscaras y otros disfraces para evitar ser reconocidos por los fantasmas.

La evolución, Halloween es una tradición que se reinventa

Con el auge del catolicismo, esta fiesta pagana se cristianizó, y comenzó a llamarse «La Víspera de Todos los Santos».

Y fue la inmigración europea a los Estados Unidos, principalmente la de los irlandeses católicos en 1846, la que hizo que llegara esta tradición al continente americano.

Ahora, Halloween se celebra en muchos lugares del mundo de diversas maneras, uniendo tradiciones que se centran en el culto a los antepasados.

La celebración también llamada “Noche de Brujas” se ha convertido en un exponente cultural fundamentalmente en Norteamérica, con disfraces de monstruos, y niños felices que piden dulces mediante el acto tradicional de trick or treat (truco o trato).