Latinoamérica también brilla para esperar el Nuevo Año

Y aunque no nieva en Latinoamérica, sus naciones también festejan la navidad y esperan la llegada del Nuevo Año, con un brillo distintivo que guiña felicidad.

Latinoamérica brilla literalmente en Navidad, con impresionantes alumbrados navideños que compiten por posicionarse entre los mejores del mundo. Las calles de muchas ciudades de las naciones latinas, se engalanan para dar la bienvenida a una de las etapas más gustadas del año, con impresionantes luces que se transforman en un caleidoscopio de colores y júbilo.

En la ciudad colombiana de Medellín, por ejemplo, pueden verse algunos de los mejores alumbrados navideños del mundo. Más de 14 millones de bombillas adornan los 4 kilómetros del centro de la ciudad, que se suman a las fiestas tradicionales y a la programación cultural que esa ciudad depara todas las navidades para sus habitantes y aquellos que se decidan a visitarla en esa época del año.

Y Río de Janeiro, en Brasil, no se queda detrás a la hora de celebrar la navidad, pues allí se encuentra el árbol de Navidad flotante más alto del mundo, situado en la Laguna de Freitas. Tres millones de bombillas iluminan los 85 metros de alto del abeto, convirtiéndolo en uno de los mayores espectáculos de luz en la Navidad. Esta constituye una de las más impresionantes iniciativas navideñas y es reconocida a nivel mundial.

También en el tema de iluminación navideña, no podemos dejar de mencionar a Ciudad de México, capital mexicana, en la cual se ilumina la zona de la Catedral metropolitana con figuras tradicionales de las leyendas de esa nación azteca. Más de 6 mil bombillas conforman el cuerpo de estas espectaculares estatuas de luz que por estos días iluminan a todos aquellos que se animan a visitar esta bella ciudad.

Por su parte, Lima, la capital de Perú, es también una de las ciudades reconocidas por sus festejos navideños y sus explosiones de luz y color. En el conocido Parque de La Reserva, la multitud puede observar una bellísimas esculturas formadas por miles de bombillas que cuentan historias y transmiten recuerdos.