Estados Unidos. Condenas judiciales en tiempos de elecciones

   La atención mediática generada por las elecciones presidenciales en Estados Unidos se incrementó recientemente debido a procesos judiciales que involucran de forma directa o indirecta a los dos principales contendientes, el exmandatario republicano Donald Trump y el actual gobernante, el demócrata Joe Biden.

   El 30 de mayo, Trump fue encontrado culpable de todos los cargos por un pago a la actriz de cine para adultos Stormy Daniels antes de los comicios de 2016. Tal fallo resultó un suceso inédito, pues nunca antes un expresidente estadounidense había sido condenado en un juicio penal.   

   Pocos días después, Hunter Biden, hijo del jefe de Estado, fue declarado culpable de tres cargos vinculados con la compra de un arma de fuego, en lo que resultó otro evento sin precedentes por su vínculo con el ocupante de la Casa Blanca.

   Más allá del significado de esas conclusiones para los involucrados, ambas generan interés por el impacto que pudieran tener de cara a los comicios del venidero 5 de noviembre.

   JUICIOS MEDIÁTICOS DE CARA A NOVIEMBRE

   Después de dos días de deliberaciones, el jurado seleccionado para el proceso contra Trump halló al exmandatario culpable de 34 cargos vinculados con los esfuerzos para cubrir un escándalo sexual que amenazó sus aspiraciones presidenciales hace ocho años.

   El juicio, cuya sentencia se dará a conocer el 11 de julio, estuvo centrado en un pago de 130 mil dólares que Trump realizó a su antiguo abogado personal Michael Cohen, quien declaró que con ese dinero compró el silencio de Daniels sobre una presunta relación con el republicano, en lo que fue visto por los fiscales como un intento de influir ilegalmente en las elecciones de 2016.

   Si bien el exgobernante reiteró que el juicio respondía a una persecución política, el jurado consideró condenatorias las pruebas presentadas en su contra, que incluyeron facturas, vales y cheques de reembolsos a Cohen, los cuales Trump registró bajo el concepto de “gastos legales”.

   Ahora el expresidente podría enfrentar pena de cárcel de uno a cuatro años, pero debido a su edad (77 años), la ausencia de antecedentes penales y el hecho de no tratarse de crímenes violentos, podría cumplir una sentencia mucho más corta o incluso quedar en libertad.

    Mientras unos expertos citados en la prensa estadounidense consideran que, a partir de ese veredicto, algunos votantes republicanos podrían verse menos inclinados a apoyarlo en las urnas, otros estiman que el fallo podría ganarle más respaldo de una base que ha demostrado seguirlo incondicionalmente.

   Cuando todavía estaban en el tintero los debates en torno a este tema, un jurado de Delaware declaró culpable a Hunter Biden de tres cargos penales relacionados con la compra de un revólver hace seis años, pues mintió sobre su adicción a las drogas ilegales en el formulario necesario para adquirir esa arma, lo cual constituye un delito federal.

   El hijo del presidente demócrata podría enfrentar hasta 25 años de prisión y una multa de hasta 750 mil dólares, pero la cadena de televisión CNN indicó que probablemente reciba una sentencia mucho menor al ser su primera infracción.

   Independientemente de lo que se dé a conocer al respecto, ambos hechos complejizan todavía más el panorama político de un país fuertemente dividido, cuando el promedio de encuestas del portal digital RealClearPolitics muestra a Trump con un 45,3 por ciento del respaldo de los votantes, apenas medio punto porcentual por encima de Biden (44,8).

   Serán los sondeos de las próximas semanas los que dejarán ver si los mencionados procesos judiciales pueden modificar en algo o no esos números.