Biden y Putin califican de positiva su reunión en Ginebra

Pese a toda la parafernalia anterior a la cumbre y de pronósticos tremendistas, la reunión entre el presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, llegó a feliz término, aunque según expertos con muchos aspectos pendientes de solucionar, como estaba previsto.

Biden y Putin discutieron en Villa La Grange, Ginebra, aspectos candentes de las relaciones bilaterales, las cuales a juicio de muchos especialistas se encuentran en su nivel más bajo en 30 años, caracterizadas por acusaciones mutuas sobre temas vitales.

Ambos mandatarios calificaron de positivo el encuentro, que tuvo lugar en medio de un inusitado dispositivo de seguridad que incluyó a miles de policías y militares, además de un extenso grupo de guardaespaldas de los dos líderes.

Al concluir la reunión, el presidente estadounidense, Joe Biden, dijo que el intercambio con Putin, fue en un ambiente positivo y manifestó su propósito de mejorar los nexos bilaterales, ahora en un nivel precario.

“Debo decirles, que el tono de toda la reunión fue constructivo, supongo que fueron un total de cuatro horas, muy bueno”, dijo en declaraciones al inicio de una conferencia de prensa posterior a la de Putin.

El gobernante estadounidense señaló que ambas partes pueden colaborar en áreas de estabilidad estratégica, pues ambos líderes “comparten la responsabilidad única de gestionar la relación entre dos países poderosos y orgullosos, una relación que tiene que ser estable y predecible”.

Están dadas las circunstancias para trabajar juntos y mejorar las relaciones, y donde tenemos diferencias, quiero que el presidente Putin entienda por qué y cómo responderemos a las diferentes acciones que dañan los intereses de Estados Unidos, añadió Biden

Por su parte Putin, quien fue el primero de los dos estadistas en hablar ante la prensa, afirmó que solo hay que mirar la realidad del mundo actual para entender la importancia de la reunión con Biden.

‘Los líderes de las dos mayores potencias nucleares se reunieron para hacer que este mundo sea más seguro y más cómodo para todos los que vivimos en el planeta’, acotó Putin.

Entre los resultados de la reunión, el jefe de Estado citó la intención de continuar trabajando de manera conjunta para la renovación de convenios de estabilidad estratégica nuclear y para el enfrentamiento de los ciberataques.

Putin y Biden aprobaron al término de su reunión en Ginebra una declaración conjunta sobre estabilidad estratégica, comunicó el Kremlin.

“Nosotros, el presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, destacamos que Rusia y Estados Unidos han demostrado que, incluso en los tiempos de tensión, pueden avanzar en la implementación de objetivos conjuntos para garantizar previsibilidad en el ámbito estratégico y reducir riesgos”, dice la declaración.

Añade que la reciente prórroga del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) demuestra el compromiso de los dos países con el control sobre las armas nucleares.

“Hoy reafirmamos nuestro compromiso con el principio de que no puede haber ganadores en una guerra nuclear que nunca debe desatarse”, subraya la nota.

Exfuncionarios y expertos reflejaron hoy en medios de prensa estadounidenses con una alta dosis de escepticismo, la cumbre Biden-Putin, en Ginebra.

Uno de los ataques más fuertes desde la opinión pública norteamericana fue del exsecretario de Estado Mike Pompeo, quien calificó de una señal evidente de debilidad el hecho de que Biden no se presente en conferencia de prensa conjunta con Putin.

Varios republicanos conservadores de la Cámara de Representantes publicaron un nuevo memorando, revelado por la cadena Fox News este miércoles, antes de la cumbre, en el que criticaron lo que según ellos es un juego de ‘palabras duras, pero acciones débiles’ del demócrata, y ofrecieron consejos sobre políticas que realmente podría implementar en los nexos bilaterales.

De cualquier manera, aunque no se resolvieron de plano todos los problemas -esa realmente no era la intención- al menos los dos dignatarios expresaron cara a cara sus criterios, y tendieron puentes hacia una relación más constructiva, que no solo les atañe a Washington y Moscú, sino también al resto del mundo.