Biden enfrenta presiones migratorias e intenta conformar su gabinete

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, enfrenta fuertes presiones en la medida que crece el flujo de migrantes hacia la frontera sur, uno de los desafíos más importantes de su administración, en medio de sus intentos por conformar su gabinete.

   Algunos expertos citados por medios de prensa estadounidenses aseguran que el enfoque de Biden sobre la política migratoria alentó un mayor flujo de extranjeros hacia el límite con México.

   Sin embargo, funcionarios gubernamentales y activistas de derechos humanos instan a tener paciencia, porque el nuevo equipo gubernamental necesitará tiempo para realizar cambios significativos en un sistema que se trastornó durante los últimos cuatro años.

   Biden y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sostuvieron una reunión virtual el lunes, en la cual abordaron la situación en la frontera.

   Los gobernantes acordaron cooperar en materia de migración y promoción del desarrollo en el sur mexicano y el norte de Centroamérica, así como enfrentar las causas de la migración, desarrollar vías legales y seguras para esta, y cooperar con los países emisores.

   Según el portal digital Politico, una pieza central de la agenda de la administración Biden es deshacer las políticas de inmigración de Trump, algunas de las cuales fueron posibles gracias a López Obrador.

   Entre otras el sitio menciona el programa del exjefe de la Casa Blanca de “Permanecer en México”, que obligó a los solicitantes de asilo a mantenerse en ese país mientras esperaban los resultados del procesamiento de sus casos en Estados Unidos.

   También este lunes, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, pidió paciencia y dijo que la administración de Biden heredó un pozo profundo de problemas.

   ‘Se necesita tiempo para construir a partir de las profundidades de la crueldad que estableció la administración que nos precedió’, dijo Mayorkas.

   ‘Lo que estamos viendo ahora en la frontera es el resultado inmediato del desmantelamiento del sistema y el tiempo que lleva reconstruirlo virtualmente desde cero’, aseveró.

   Entretanto, la administración Biden confirmó que pagará el transporte, la atención médica y otros servicios para los inmigrantes separados bajo la estrategia fronteriza de ‘tolerancia cero’ del expresidente Trump.

   El anuncio es parte de una lista de principios publicados por la Casa Blanca para guiar a su equipo de asesores, mientras la administración busca reunir a más de 500 niños y padres separados por la política de su predecesor en esta esfera.

   El mandatario demócrata también considerará traer de regreso a Estados Unidos a los progenitores deportados, una opción descrita en su orden ejecutiva del 2 de febrero que crea el grupo de trabajo de reunificación familiar, señala una nota del Departamento de Seguridad Nacional.

   ‘Aplicamos todo nuestro peso para reunir a los niños que fueron cruelmente separados de sus padres’, señala el texto.

   La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza informó de un aumento de personas que intentaron cruzar la frontera sur en enero, con un promedio de alrededor de tres mil arrestos por día, en comparación con casi 30 mil durante todo el mismo mes el año pasado.

   En este contexto, el Senado de Estados Unidos sigue el proceso de confirmación de los candidatos a miembros del gabinete de Biden y entre ellos hay una pieza clave para la implementación de una nueva política migratoria: el aspirante a Fiscal General, Merrick Garland,

   El aspirante al puesto, actualmente juez principal del Tribunal del Distrito de Columbia, quien trabajó anteriormente para el Departamento de Justicia durante pesquisas sobre una serie de incidentes terroristas domésticos de alto perfil en la década de 1990.

   Varios paneles del Senado analizaron la semana pasada las nominaciones de personalidades escogidas por Biden para su equipo, pero todos tendrán que recibir el visto bueno del plenario.