El peligroso sueño de Donald Trump: atacar a Irán

A punto de concluir el mandato presidencial de Donald Trump en enero próximo, en caso que se haga efectiva la victoria electoral del demócrata Joe Biden, el mundo vuelve a estar en vilo, ante la amenaza del actual inquilino de la Casa Blanca de iniciar una peligrosa aventura militar contra Irán.

En caso de ser cierto, Trump dejaría un complicado escenario bélico internacional de impredecibles consecuencias antes de abandonar la silla presidencial, y pondría al próximo gobierno estadounidense en incapacidad de retomar el acuerdo nuclear conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés) establecido en Viena el 14 de julio de 2015.

Este acuerdo, suscrito entre Irán y los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (China, Francia, Rusia, Reino Unido, y Estados Unidos), junto a Alemania y la Unión Europea, fue abandonado por Washington en 2018, cuando Donald Trump decidió imponer nuevas sanciones a la nación persa.

Hace apenas unos días, el actual mandatario estadounidense se reunió por sus principales asesores – el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, el secretario de Defensa interino Christopher C. Miller, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Mark A. Milley-, para evaluar opciones de ataque contra la infraestructura nuclear iraní, específicamente contra las instalaciones nucleares en Natanz, a 315 kilómetros al sur de Teherán.

Según una publicación del diario The New York Times, los asesores de Trump disuadieron al presidente de seguir adelante con un ataque militar contra Irán, lo que provocaría un conflicto estadounidense más profundo en el Medio Oriente, y podría “envenenar” aún más las relaciones de Washington con Teherán.

Las alarmas se han disparado en los corrillos políticos de EEUU, después que Trump anunciara el despido del secretario de Defensa, Mark T. Esper, y a otros importantes asesores del Pentágono la semana pasada, nombrando a funcionarios “leales”, lo que eleva el peligro de que inicie operaciones militares abiertas o secretas contra Irán u otros adversarios.

Las preocupaciones aumentan, además, al cumplirse el próximo 3 de enero el primer aniversario del asesinato en Irak del mayor general iraní Qassim Suleimani, comandante de la Quds Force (élite) y del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, durante un operativo militar organizado por EEUU.

También resulta llamativa, a pocas semanas de concluir el mandato de Trump, la visita que realiza el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, a Israel, principal enemigo de Irán en el Medio Oriente, y que en otras ocasiones ha sido el brazo ejecutor de acciones militares contra Teherán con el pleno apoyo de EEUU.

Por su parte, el portavoz del gobierno iraní, Alí Rabiei, respondió a las especulaciones de un posible ataque militar de EEUU que, “se ha dicho antes y lo reiteramos, cualquier ataque contra el pueblo iraní tendrá una respuesta aplastante”.

A poco más de 60 días para que se termine su mandato, Donald Trump planea envolver al mundo en un nuevo conflicto bélico de graves consecuencias internacionales. Ojalá se imponga la razón y la cordura, y prevalezca la paz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí