En el Día Mundial de los Refugiados, Canadá reconoce el aporte que le brindan al país

El lunes 20 de junio se celebró el Día Mundial de los Refugiados, y en el marco de las celebraciones el gobierno canadiense reconoció el importante aporte que los centenares de miles de refugiados que han llegado a Canadá a través de la historia han brindado y continúan brindando al país.

“Cada año, en el Día Mundial de los Refugiado, personas de todo el mundo reflexionan no solo sobre la difícil situación y los desafíos que enfrentan los refugiados, sino también sobre la fuerza y ​​las contribuciones que aportan mientras reconstruyen con valentía sus vidas en nuevas comunidades. En Canadá, los refugiados son una fuerza impulsora detrás de nuestra sociedad y economía, y nuestro país tiene una orgullosa tradición humanitaria de larga data de ser un líder internacional en reasentamiento e integración. Estamos orgullosos de lo que hemos logrado hasta ahora y estamos decididos a hacer más”, dijeron en un pronunciamiento conjunto el Ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, Sean Fraser, la Ministra de Relaciones Exteriores, Mélanie Joly, y el Ministro de Desarrollo Internacional y Ministro responsable de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Económico del Pacífico, Harjit S. Sajjan.

En la declaración dicen que “dado que las crisis globales requieren soluciones globales, reconocemos ahora, más que nunca, la necesidad de redoblar nuestros esfuerzos para compartir una mayor responsabilidad. Canadá continúa brindando protección a los más vulnerables del mundo desde otros países del mundo a través de una variedad de corrientes y programas”.

En este sentido, explican que a principios de la primavera el gobierno reanudó el programa Blended Visa Office-Referred Refugee (BVOR), a través del cual las personas pueden responder a la crisis mundial de refugiados mediante el patrocinio de refugiados que han sido remitidos a Canadá como personas que necesitan reasentamiento por parte de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Agregaron que también este año lanzaron el Grupo de Trabajo Global sobre Movilidad Laboral de Refugiados, con Canadá como presidente inaugural. “El trabajo de Canadá en el Grupo de trabajo se basa en el éxito de Economic Mobility Pathways Pilot, un programa innovador que ayuda a los refugiados calificados a inmigrar a Canadá a través de los programas económicos existentes, al tiempo que brinda a los empleadores acceso a un nuevo grupo de candidatos calificados para cubrir vacantes y abordar la escasez”, explicaron, agregando que programas como estos arrojan luz sobre las fortalezas y habilidades de los refugiados, algo que como canadienses se reconoce hoy y todos los días.

Finalmente dijeron que en esta coyuntura crítica que vive el mundo no debemos perder nuestro sentido de urgencia para abordar los niveles sin precedentes de desplazamiento forzado en todo el mundo. “Más que nunca, se nos recuerda nuestra humanidad compartida y nuestra responsabilidad colectiva de apoyar a quienes huyen de la guerra y la persecución y de asegurarnos de que nadie se quede atrás. Canadá es un líder mundial en reasentamiento e integración, y nos tomamos muy en serio el tema del Día Mundial del Refugiado de este año: quien sea, donde sea o cuando sea que las personas se vean obligadas a huir, los refugiados tienen derecho a estar seguros y protegidos”, apuntaron.

A propósito de la celebración, es importante entender el sistema de refugio de Canadá y saber que, si un caso es verídico y está bien preparado, la persona tiene oportunidades de ser aceptada en el país.

La base es demostrar que hay un temor bien fundado de persecución y de que la seguridad o la vida de la persona corre peligro en su país de origen, y se debe poder explicar y documentar muy bien tanto las razones que han llevado a esa persecución como la persecución en sí.

Las personas que piden refugio pueden quedar bajo una de dos categorías: Refugiado de Convenio o Persona Protegida. En términos legales estas dos categorías son altamente complicadas, pero trataré de simplificarlas.

La categoría de Refugiado de Convenio aplica para quienes satisfacen al Consejo de Inmigración y Refugio de Canadá de que están siendo perseguidos, o que van a ser perseguidos si regresan a su país de origen, sobre la base de cinco razones específicas: Por su opinión política; Por pertenecer a un grupo social en particular; Mujeres que son abusadas por sus parejas simplemente por ser mujeres; Personas que son perseguidas por su orientación sexual; Personas que están siendo perseguidas por su raza, nacionalidad o credo religioso.

Pero también pueden solicitar refugio personas que son perseguidas por otras razones. Estas pueden entrar en la categoría de Personas Protegidas, que son quienes tienen miedo de regresar a sus países de origen o de residencia habitual por alguna de las siguientes razones: Corren peligro de ser sometidas a tortura; Penden sobre ellas amenazas a su vida; Tienen riesgo de sufrir castigos inhumanos, crueles o inusuales.

Es comprensible que personas que caen dentro de estas dos categorías (Refugiado de Convenio o Personas Protegidas) tengan miedo de solicitar refugio en Canadá por temor a que las deporten a sus países de origen, pero en realidad, dado que Canadá es signatario del Convenio de Ginebra de 1951 y de todos sus protocolos, cuando una persona viene y pide refugio las autoridades le tienen que dar la oportunidad de presentar su caso ante los organismos competentes, quienes serán los que deberán decidir si es refugiada o persona protegida, o no.

Hay una etapa de la cual se encarga el Departamento de Inmigración canadiense, y esa es la etapa de elegibilidad. Esto significa que un oficial de inmigración o de seguridad fronteriza hará una investigación preliminar para determinar si la persona podrá presentar su caso ante el consejo de refugiados.

Este oficial no tiene el poder de decidir sobre el mérito del caso de refugio por sé, pero las únicas razones por las cuales un solicitante puede ser declarado no elegible y correr el riesgo de ser deportado a su país de origen, es si por ejemplo fue aceptado anteriormente como refugiado en un tercer país; si vino antes a Canadá, pidió refugio y fue rechazado; si está ingresando a Canadá desde los Estados Unidos por tierra y no cumple ninguna de las excepciones del Tratado del Tercer País Seguro; o si tiene un récord criminal serio.

Pero si la persona nunca vino antes a Canadá ni pidió refugio, si nunca ha sido aceptada como refugiada en ningún otro país, si no tiene récord criminal, no es un criminal de guerra o está involucrada con el crimen organizado, definitivamente no tiene por qué tener temor de que no se le permita presentar su caso de refugio.