La Covid 19: ¿Un acompañante incómodo?

El 17 de marzo de 2020 el Premier Doug Ford anunciaba el estado de emergencia en la provincia por el virus del Covid 19. Su discurso parecía irreal, y muchos nos preguntábamos ¿cómo viviríamos esas semanas de encierro?

Más las semanas se convirtieron pronto en meses de incertidumbre, de altibajos, de momentos de esperanza cuando los números disminuían y otros llenos de pesimismo cuando en muy poco tiempo los contagios y las muertes rompían los récords iniciales.

Durante dos años, la vida en Toronto se puso en pausa: museos, restaurantes, estadios y oficinas cerraron de manera intermitente; festivales fueron anulados y cualquier intención de interacción social fue prohibida. Todo por preservar la vida.

Con la primavera del 2022 la ciudad empezó finalmente a salir de su letargo y todos sacamos las cabezas de nuestros caparazones. Este verano llega cargado de eventos, la vida retoma y poco a poco volvemos a nuestras rutinas intentando atrapar el tiempo perdido.

Sin embargo, es evidente que no todo es como un día fue. Perdimos mucho en la batalla y nuestro estado emocional sigue vulnerable. Además de que la sombra del Covid nos sigue rondando. En recientes semanas los casos se multiplican a nuestro alrededor. Incluso algunos países retoman medidas. En efecto, el virus no se ha ido y quizás nunca lo hará. Pero tenemos que seguir avanzando. Mas la precaución deberá acompañarnos un buen rato y confiar en que la ciencia tendrá la mejor respuesta.