El abierto de Australia 2023 llegó a su final

Aryna Sabalenka se deshizo de Elena Rybakina en la final del ‘Grand Slam’ de las antípodas por 4-6, 6-3 y 6-4 y permanece invicta en el presente ejercicio. Se une a Victoria Azarenka como campeona bielorrusa del Abierto y este lunes ascendió al número dos mundial, inmediatamente detrás de la intocable polaca Iga Swiatek.

Sabalenka no veía mucho tenis cuando Victoria Azarenka ganó los dos títulos del Open de Australia en 2012 y 2013. La tenista de Misnk, que ahora reside en Miami, quiere más títulos de ‘Grand Slam’.

 “Es difícil decir lo que siento, estoy orgullosa de mí misma. Es el día más feliz de mi vida después de haber ganado el mejor partido de mi carrera”, declaró luego del match.

 “Todo el mundo sabe que soy bielorrusa. No hay muchos deportistas en mi país y por eso diría que soy famosa. Creo que la gente de mi país estará orgullosa”, manifestó.

Pasadas las 22.30 horas del sábado en Melbourne, después de una intensa y emocionante final femenina, la mayoría de aficionados se quedaron en las gradas de la Rod Laver Arena.

Y es que los locales Rinky Hijikata y Jason Kubler disputaban la final del dobles contra Hugo Nys y Jan Zielinski.

Por segunda vez en la historia y por segunda vez seguida en el primer grande, dos invitados se hicieron con el triunfo. Hijikata y Kubler, que nunca antes se habían juntado a mitad de pista, fueron pasando rondas hasta tocar la gloria con un marcador de 6-4 y 7-6(4).

Los australianos toman el relevo en el palmarés de sus compatriotas Nick Kyrgios y Thanasi Kokkinakis.

En condiciones normales, una pareja que gana un ‘Grand Slam’ está prácticamente clasificada para las ATP Finals. No es el caso de Hijikata y Kubler, que no forman dúo en el circuito porque están más centrados en la competición individual.

El monegasco Nys, uno de los dos derrotados, lloraba en la ceremonia de premiación porque nunca más se verá en otra igual. En una final sin favoritos ni cabezas de serie, la gloria fue para los australianos.

DJOKOVIC nuevamente campeón

Novak Djokovic, verdugo de Stefanos Tsitsipas por 6-3, 7-6(4) y 7-6(5), iguala los 22 títulos de ‘Grand Slam’ de Nadal con un año menos y muchos menos problemas físicos. En la carrera por ser considerado el mejor de la historia, tiene la pole position.

El serbio se derrumbó a la conclusión de la final por toda la presión que ha tenido que aguantar en el último año desde su deportación en Melbourne.

Tras su victoria y ayudado por una escalera, el campeón serbio se abrazó a todos sus integrantes y fue entonces cuando no pudo reprimir las lágrimas de la emoción.

 “Dadas las circunstancias es la victoria más importante de mi vida. No ha sido fácil jugar este torneo para mí después de lo que pasó el año pasado. Ha sido como un reto superado. Quiero dar las gracias a la gente australiana y de Melbourne por la bienvenida”, significó.

“Sólo los míos saben lo que he pasado estas últimas cinco semanas. Gracias por tolerar a veces la peor parte de mí. No sé si me perdonaréis. Este trofeo es mío y de mi equipo. Si yo estuviera en su lugar, no me comportaría de la misma manera”, añadió el campeón.

Sobre su nombramiento como uno de los mejores jugadores de la historia, Djokovic resaltó que está contento de estar entre los candidatos. “Sigo jugando por los títulos de ‘Grand Slam’. Y no quiero pararme aquí. A ver dónde llego. Si estoy bien, puedo ganar a cualquiera con independencia del escenario”.

Oscar Paratore
+ posts