Aspectos legales para quienes se están iniciando en Canadá: el mejor tipo de empresa es la que corresponde a las necesidades del negocio

Con la frase de Steve Jobs “Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”, el experto contable de origen argentino, Héctor Rombola, inició la tercera sesión de formación del Programa de Capacitación de Emprendedores latinos, organizado por el Consejo de la Herencia Hispana (HCHC), en la cual ofreció detalles sobre los requerimientos legales necesarios para iniciar una empresa y otros aspectos relacionados con el entorno empresarial local.

Rombola es contador certificado de Ontario y posee un título en Genética Molecular de la Universidad de Toronto. También es fundador de las empresas Quipus, Baires y, actualmente, es director general de Bright New World Corp., entidad que ejecuta servicios de contabilidad para pequeñas y medianas empresas que requieren información de sus sistemas contables para la toma de decisiones comerciales. Igualmente, es miembro fundador de la Red Argentina por el Derecho a la Identidad Canadá/USA.

Durante su presentación, el experto contable ofreció un feedback sobre las experiencias empresariales de cada uno de los asistentes; detalló los tipos de empresas que operan en el país; y comentó lo relativo a la selección de nombres para las compañías.

Al ser consultado sobre la participación de la comunidad latina en la constitución de las nuevas empresas, expresó que -desde su punto de vista personal- lo que ha visto es que ésta casi no se hace notar puesto que “muchas veces tendemos a sentirnos menos que otras comunidades, especialmente la inglesa” frenando muchas iniciativas empresariales.

– Esta es mi experiencia, la que no es necesariamente la de toda la comunidad. Los latinos tenemos un montón de cosas para ofrecer, poseemos una manera de hacer las cosas diferente, lo cual es una ventaja. Siempre digo que no hay que tener ningún tipo de miedo a la hora de conformar una empresa o un negocio ¡Sí se puede! Nosotros somos tan buenos, o mejores, que otras de las culturas que hacen vida en Canadá, enfatizó.

 “Cuando uno está pensando en hacer un negocio, se debe confiar en que todos tenemos la habilidad para hacerlo”, y es por ello que la idea debe ser adiestrar al cerebro para que procese todas las incógnitas que pudieran surgir en el proceso de conformar una empresa.

-Antes de dar el primer paso, debemos conocer todas las características, gastar mucho tiempo preguntándole a la gente, especialmente, a quienes ya tienen experiencia. Y es que -a diferencia de un empleado- un “No” nunca es una opción, el empresario debe encontrar una vuelta para todo. Si es capaz de hacerlo, bien puede sacar el negocio adelante, acotó.

Tipos de empresas

Tomando como referencia lo contenido en la sección Small Business Services (www.canada.ca) del gobierno de Ontario, Roncolo explicó que para quienes comienzan un negocio lo primero debe ser elegir el tipo de empresa que mejor corresponda a sus necesidades:

-Empresas individuales y sociedades colectivas. Las cuales vienen a ser la vía más sencilla y común de iniciar el negocio.

Ventajas: La responsabilidad del éxito de la empresa recae en el propietario; registrar este tipo de empresa es rápido y sencillo; su costo de inscripción es menor; el dueño percibe directamente todas las utilidades generadas por la empresa; e igualmente toma todas las decisiones.

Desventajas: su inscripción debe renovarse cada cinco años; los dueños deben responder personalmente por las obligaciones de la empresa; su nombre comercial no está protegido; y se obliga al dueño a pagar impuestos sobre el ingreso generado por la empresa, aplicando su tasa impositiva personal.

-Sociedades anónimas o sociedad de capital. Es una entidad jurídica que existe de manera separada de sus propietarios. Se puede constituir inscribiéndola ante el gobierno federal o provincial.

Ventajas: La responsabilidad personal es limitada; su nombre comercial está protegido; puede transferirse su titularidad; y permite pagar impuestos sobre el ingreso generado por la sociedad anónima aplicando una tasa impositiva más baja.

Desventajas: Entre sus desventajas se encuentra que debe presentar declaraciones sore la reta anualmente y mantener registros de la empresa; constituirla tiene un costo más elevado que otros tipos de empresa; probablemente requerirá la presentación de comprobantes de residencia o ciudadanía.

-Cooperativas. Este tipo de organización se refiere a una empresa organizada y controlada por los miembros que la integran. Puede ser, o no, con fines de lucro. También puede constituirse mediante inscripción en el registro federal o provincial.

Ventajas: Su responsabilidad será limitada; las utilidades generadas se distribuirán entre los miembros; la cooperativa se controla de manera democrática, con un voto por cada miembro.

Desventajas: Deberá resolver los desacuerdos que surjan entre los miembros; el proceso de toma de decisiones puede ser más lento; y, para que la empresa prospere, necesita la participación de todos sus miembros.

El mejor nombre

Lo mismo sucede con la asignación del nombre de la empresa. Este es un trámite importante a efectos de identidad, marketing y publicidad. Se estima que el tipo de estructura comercial de la empresa debe influir en el nombre de la misma.

Cabe señalar que todo nombre comercial que se registre, en Ontario, como empresa individual, sociedad colectiva o como “nombre comercial” u operativo, no estará protegido. Solamente el nombre de las sociedades anónimas o marcas comerciales gozan de este respaldo.  

 Lo recomendable, entonces, sería elegir un nombre que ayude a las personas a comprender lo que vende su compañía, corresponda a la imagen que se quiere proyectar y los clientes a los que vende. También se advierte que deben evitarse las abreviaturas si se trata de una empresa pequeña; elegir un nombre que lo diferencie de la competencia; y evitar las denominaciones que ya existen.