El festival preferido de Rachel Therrien

   El Festival Internacional Jazz Plaza engrandeció la historia propia tras el desarrollo de su 39 edición en las ciudades de La Habana y Santiago de Cuba, donde los amantes y defensores de ese género musical vivieron, del 21 al 28 de enero pasado, nuevos y fascinantes momentos.

    Música y danza se conjugaron de manera exitosa en el cierre del evento en la capital cubana, gracias a la presentación del pianista anfitrión Roberto Fonseca y el Ballet Nacional de esta isla caribeña, merecedores de la ovación del público y los elogios de los críticos.

   Para esa función del epílogo en la sala Avellaneda del Teatro Nacional, que evocó el aniversario 75 de dicha compañía fundada el 28 de octubre de 1948 por Alberto, Fernando y Alicia Alonso, el bailarín y coreógrafo cubano Raúl Reinoso creó Apparatus, una obra destinada a profundizar en las interioridades del ser humano.   

    Además de Fonseca, prestigiaron esta cita, según diversos criterios, otros colegas de renombre del patio como Joaquín Betancourt, cuyo recital Amada Música fue “el plato fuerte” de la jornada inaugural en La Habana; Bobby Carcassés, artífice de Jazz Plaza; y sus compatriotas radicados en Estados Unidos Nachito Herrera y Arturo O´Farrill.

    Teniendo en cuenta la participación de este festival, considerado como uno de los grandes logros culturales de Cuba, llamaron la atención también el casi centenar de estadounidenses entre los músicos de 21 países y la presencia de 66 agrupaciones foráneas.

Foto: Lilién Trujillo Vitón

    Fue una semana muy intensa, manifestó a este periódico la trompetista y compositora canadiense Rachel Therrien, quien regresó a Jazz Plaza después de asistir por primera vez a la versión de 2010.

    Sin dudas, este es uno de mis festivales preferidos en el mundo, no se compara con otro en los que he participado en 15 años de carrera artística, existe una conexión muy fuerte entre los músicos y el público, hay muchas oportunidades de compartir con colegas de otras naciones, amplió.

    Therrien estudió música clásica, jazz latino y percusión en el Instituto Superior de Arte en La Habana en 2008, y sobre esa experiencia confesó que “le cambió la vida y muchas cosas de las que es como artista hoy tienen que ver con ese renacimiento musical”.

    Es tremendo gusto volver a La Habana y compartir con los músicos cubanos, incluidos los más jóvenes, quienes están haciendo un trabajo muy lindo, destacó la mujer nacida en Rimouski, Quebec, y con presentaciones habituales en la ciudad estadounidense de Nueva York, otra de sus moradas.

    Ahora conocí personas nuevas, la mayoría muchachos, que me hicieron el honor de aprenderse mi música y participaron conmigo en varias presentaciones, estoy impresionada por su talento, especialmente el de un chico de 15 años de edad, contó Therrien.

Foto: Lilién Trujillo Vitón

    Acerca de sus actuaciones esta vez, la trompetista destacó la presencia en el escenario junto al referido O´Farrill y a Michel Herrera, quien la invitó al homenaje que se dedicó al fallecido Ignacio Villa “Bola de Nieve”, como ocurrió igualmente con los excepcionales y también muertos Miguelito Cuní y César “Pupy” Pedroso.

    Elogió, además, la compañía de Michel Medrado, quien reside ahora en Canadá, es uno sus mejores amigos desde los tiempos de estudiante en La Habana y aparece como el baterista de su sexto y último disco: Mi Hogar.

   Tal producción, a la que antecedieron On Track, Home Inspiration, Pensamiento: Proyecto Colombia, Why Don´t You Try? y VENA, está compuesta por siete canciones, de las cuales tres son versiones de piezas dispares (“Moment’s notice”, de John Coltrane; “Con alma”, de Dizzy Gillespie; y “Capricho árabe”, de Francisco Tárrega) y las cuatro restantes pertenecen a la autoría de Therrien.     

    Interrogada acerca de nuevos discos, comentó que en abril próximo debe salir una creación de música experimental con poemas de un abuelo que no conoció, pero “fue descubriéndolo por sus versos”, y en junio el segundo volumen de Mi Hogar, en unión, como el precedente de su Latin Jazz Project.

Diony Sanabia
Corresponsal/La Habana | + posts