Cuba: destino para turismo de reuniones

   Canadá fue uno de los casi 20 países participantes en el trigésimo noveno Congreso de la Federación de Entidades Organizadoras de Congresos de América Latina (Cocal), una cita que tuvo entre sus propósitos fomentar el turismo MICE (aquel relacionado con viajes de negocios y de incentivos, bien sea para reuniones, conferencias, eventos empresariales, seminarios u otros encuentros).

    La reunión, celebrada el 5 y el 6 de julio en el hotel Meliá Internacional Varadero, del famoso balneario homónino de Cuba, también contó con representantes anfitriones y de Colombia, México, Panamá, Honduras, República Dominicana, Argentina, Estados Unidos, Guatemala, Panamá, Perú, Puerto Rico, Brasil, España, Reino Unido, Uruguay y Venezuela, entre otros.

    A juicio del presidente de Cocal, Luis Ricardo Martínez, la industria de reuniones tiene una gran  relevancia económica y su forma de impactar supera cuatro veces al sector del turista de recreo.

   El organizador profesional de congresos, OPC, como se le conoce actualmente, posee una responsabilidad a nivel de negocio y con los destinos donde se desarrollan, manifestó Martínez en la inauguración del evento.

   Dicho profesional más que por las luces, acentuó, está preocupado por la derrama económica, por el impacto social, la sostenibilidad con el legado.

   Los asistentes al encuentro compartieron saberes sobre las últimas tendencias en la industria, mejores prácticas, tecnologías aplicadas y formas destinadas a establecer nuevas conexiones profesionales.

   Asimismo, se efectuaron exposiciones sobre tecnologías innovadoras y su contribución en foros de negocios, los emprendimientos de mujeres en este ramo y la especialización profesional.

    Por ejemplo, hubo un análisis del asociativismo en favor del fomento del turismo de eventos, y la experta brasileña Enid Cámara destacó que invertir en reuniones es invertir en el desarrollo de un destino.

   En declaraciones a reporteros, el ministro cubano de Turismo, Juan Carlos García, aseveró que los dos días del congreso aportaron mucho pues cambió la forma en la cual veía los beneficios de esta actividad.

   Consideró que está actualizada la manera de hacer eventos, y se defiende el uso de las nuevas tecnologías, los conceptos como la sostenibilidad, la accesibilidad, e incluso que se conviertan en experiencias únicas, aportadoras a los seres humanos.

   Todo tiene que ver con los valores con los cuales queremos hacer turismo y transmitir la imagen de lo que es Cuba y nuestro producto. Indudablemente mientras más eventos hagamos en el país más rápido vamos a obtener la recuperación que tanto deseamos ante las dificultades con los principales mercados emisores, aseguró.

   La promoción de eventos en Cuba es una oportunidad, expresó en la clausura del congreso el primer ministro de esta nación, Manuel Marrero.

   Además, destacó la profesionalidad del turismo MICE y convocó a diseñar estrategias de superación para quienes están relacionados con esa área.

   Marrero comentó a los presentes en el encuentro al referirse al impacto del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos que con su sola participación estaban ayudando al pueblo cubano.

    Cuba continuará desarrollando el turismo como una fuente para desarrollar su economía y el nivel de vida de la población, subrayó.

    Según diversas voces, la isla caribeña tiene marcadas potencialidades para establecerse como un destino del turismo de eventos, con aeropuertos internacionales, instalaciones hoteleras de gran infraestructura y personal capacitado.

Diony Sanabia
Corresponsal/La Habana | + posts