Rumba, jazz y son en Varadero

    La tercera edición del Festival Varadero Josone Rumba, Jazz & Son deleita por estos días a visitantes foráneos y locales del principal balneario de Cuba y de la occidental ciudad de Matanzas, de la provincia homónima.

    Ubicado en la franja septentrional de dicho territorio, Varadero es uno de los destinos de sol y playa más famosos de esta isla caribeña, con aguas cristalinas, arenas blancas y bellos fondos marinos para actividades subacuáticas.

    A tales elementos, se unen del 21 al 27 de agosto espacios dedicados a diversos géneros de la música, y los vacacionistas pueden satisfacer gustos y expectativas relacionados con esa manifestación cultural, de amplio arraigo y desarrollo en este país.

   Según el reconocido músico cubano Isaac Delgado, presidente de esta reunión, la primera después del azote de la Covid-19, el objetivo es complacer a un auditorio diverso y ser un referente en el circuito internacional de citas de este tipo.

   “En el futuro este será un evento como el Festival de Cine Latinoamericano o el Internacional de Ballet que tanto agradan al público cubano y foráneo que nos visita”, manifestó el artista en conferencia de prensa.

   Con la organización de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, y de los ministerios de Cultura y Turismo, la presente cita reúne a artistas anfitriones y de España, Estados Unidos, México, Puerto Rico y Venezuela.

   Más de 20 agrupaciones extranjeras y nacionales hacen de este festival una experiencia auténtica e irrepetible, que promueve el disfrute de la música en contacto con la naturaleza, consideró Delgado.

   Varadero Josone Rumba, Jazz & Son comenzó en el emblemático Teatro Sauto, de la referida urbe, algo que no había ocurrido en sus dos versiones anteriores, con única sede en la playa azul. De esa forma, los organizadores homenajearon el aniversario 330 de la fundación de Matanzas y el 160 de la institución cultural, que es Monumento Nacional.   

   La jornada inaugural contó con la presentación del grupo Los Muñequitos de Matanzas, un elevadísimo exponente de la rumba en Cuba, y también subieron al escenario Yarima Blanco y Son Latino, y Alaín Pérez y la Orquesta.

   Otras propuestas del programa con artistas cubanos incluyeron a Haila María Mompié; Pachito Alonso y sus Kini Kini junto a Cristian y Rey; La Failde e invitados; Ivette Cepeda; The Heat Transfer; y Toques del Río.

    En opinión de Nastia Valdés, delegada del Ministerio de Turismo en Matanzas, el inicio del festival en el Teatro Sauto demuestra una vez más lo útil de la alianza entre la cultura y la llamada industria sin humo.

    Permitirá, además, que Varadero y el parque Josone, un pulmón verde del balneario, vuelvan a ubicarse como excelentes plazas para la buena música, comentó la funcionaria a reporteros.

    Diferentes voces y medios de prensa destacaron que este evento contribuye sin lugar a dudas al propósito de seguir construyendo un puente musical entre Cuba y el mundo.

Diony Sanabia
Corresponsal/La Habana | + posts