Cayo Musha Bahamas uno de los resorts más exclusivos y lujosos del mundo

El conocido archipiélago de Las Bahamas, es un destino turístico de clase mundial compuesto por 700 islas y más de 2.000 islotes, cayos y atolones de arena blanca, rodeados de mar turquesa en la zona norte de la región del Gran Caribe.

Con una población de unos 412 mil habitantes, el 90% de origen afroamericano; ocupan 16 islas principales; el resto está deshabitado. El Turismo es la primera entrada de divisas de esta nación insular situada a 80 kilómetros de Miami y 400 de Cuba. Esta rama es más fuerte incluso que el sector financiero, que es el segundo aportador de ingresos. Al igual que Islas Caimán y Bermuda, Bahamas es un paraíso fiscal.

Las islas más grandes de Bahamas se denominan Andros. La mayor tiene unos 11.600  kilómetros cuadrados. Hay cinco parques nacionales, una barrera de coral impresionante, de más de 300 kilómetros de largo, con variedades de corales. También hay blue holes o agujeros azules de unos 30 metros de diámetro y cerca de 200 de profundidad, para bucear y nadar como en una pileta insondable.

Gran parte de los turistas que llegan a Las Bahamas lo hace en crucero. En 2023, este destino recibió 7,209,165 turistas, de ellos 5,740,137 fueron cruceristas; el 80% procedentes de Estados Unidos.

A diferencia de otros destinos caribeños, no existen muchos hoteles all inclusive, más bien hay grandes resorts cinco estrellas, como el Grand Hyatt Baha Mar y el Atlantis, los dos más lujosos y conocidos, con los casinos más grandes del Caribe. Los hoteles suelen ser enormes, con más de mil habitaciones, y más de veinte restaurantes, spa, parques acuáticos y playa.

También hay resorts exclusivos a los que se accede en avión. Bahamas tiene veinte aeropuertos internacionales, en Andros, Bimini, Eleuthera, Ábacos y Exumas, además de otras islas.

En Bahamas hay decenas de islas en venta a través de la empresa inmobiliaria H.G. Christie Ltd., la más grande y antigua de las Bahamas.  Fundada en 1922 por Sir Harold Christie, la compañía es la filial exclusiva de la prestigiosa Christie’s International Real Estate Network y cuenta con una incomparable selección de propiedades, bienes raíces para desarrollo en islas privadas. Varios famosos como Eddy Murphy, Shakira, David Copperfield, Beyoncé, Nicolas Cage y empresarios millonarios han invertido millones de dólares en estas propiedades.

También las principales líneas de cruceros: Carnival, Royal Caribbean, Disney Cruise, MSC, Norwegian Cruise y Virgin Cruises,  poseen siete islas privadas en Bahamas para uso exclusivo de los cruceristas.

Ubicado a 137 kilómetros al sudeste de Nassáu, capital de las Bahamas, Cayo Musha es una isla privada, considerada uno de los resorts más exclusivos y lujosos del mundo, cuenta con cinco edificios con capacidad para acoger a un máximo de 24 huéspedes, a los que ofrece vacaciones exclusivas a la medida.

En palabras de su propietario, David Copperfield: “todo lo verdaderamente mágico que he vivido, todo lo que me ha maravillado, lo recreamos aquí, en Cayo Musha y en las islas de la bahía de Copperfield.”

A lo largo de las 283 héctareas de extensión de Cayo Musha, se ofertan diversas posibilidades de alojamiento. Hay cinco inmuebles independientes principales, cada uno con sus características muy exclusivas. La vivienda más especial es “Highview”, un alojamiento de 929 metros cuadrados con dos dormitorios principales, sauna privada y dos cocinas. Al estar asentada en el punto más alto de la isla, los huéspedes pueden disfrutar de unas vistas extraordinarias de Cayo Musha.

Para aquellos que busquen disfrute y descanso en la playa, “Pier House” en sus 297 metros cuadrados, integra dos dormitorios, dos suites y un muelle para embarcaciones. Mientras que con unos trescientos metros cuadrados,  la casa “Blue Point”, está situada en un promontorio rocoso y rodeada de un amplio cobertizo.

Para las familias, “Palm Terrace” es la opción idónea. Incluye en sus 418 metros cuadrados, cinco dormitorios, además de un amplio patio. Por último, la romántica cabaña de playa “Beach House” está formada por un salón y un cuarto de baño sin paredes bajo un tejado de paja, en una playa en forma de medialuna.

Todas las viviendas cuentan con su propia zona de playa, en la que descansar, practicar esnórquel, buceo, pesca submarina, windsurf, vela y otros deportes acuáticos, o contar con los servicios de masajistas o instructores de fitness.

La gastronomía en Cayo Musha es otro de los grandes atractivos. Con el marisco autóctono de la zona como elemento central, la isla ofrece varias opciones de restauración. Las más destacables son el “Pabellón Balinés”, de 204 metros cuadrados, o las cenas en la arena de “Coconut Beach”, una playa de 800 metros de largo, iluminados por antorchas y la blanca luz de la luna.

El resort también ofrece numerosas actividades de entretenimiento. Las familias o grupos pueden sentir la adrenalina en los Juegos Olímpicos de Cayo Musha, una jornada de carreras de relevos y todo tipo de pruebas en equipo, con ceremonia de entrega de premios incluida.

A través de “El Tesoro de Copperfield Bay”, aventura escrita y musicalizada por el mismo David Copperfield, se podrán explorar destinos ocultos en la isla mientras unos temibles piratas convierten Cayo Musha en una aventura llena de misterio.

Es preciso mencionar los espectáculos de fuegos artificiales acompañados de grandes éxitos musicales. Una instalación fuera de lo común es “Dave’s Drive-In”, un cine al aire libre, situado en la misma playa, donde se puede disfrutar de una amplia selección de películas al aire libre.

La experiencia en “Cayo Musha Bahamas” tiene un precio a partir de 50 mil dólares por día. Se puede reservar para un mínimo de 5 noches y un máximo de 12 personas por reserva.

José Luis Perelló Cabrera
+ posts

Investigador. Cátedra de Estudios del Caribe «Norman Girvan»

Universidad de La Habana