Representantes del Congreso Hispano Canadiense defienden el feminismo y llaman a empoderar a las mujeres

Ser feminista es algo tan simple, pero a la vez complicado, es la creencia en la igualdad de géneros, pues todo ser humano debe ser feminista porque todos tenemos el mismo valor ante la sociedad, señaló Michelle Riutort, entrevistada por CorreoTV poco antes de dejar el cargo de presidenta del Congreso Hispano Canadiense (CHC).

“Todos debemos destacar el papel fundamental de la mujer, fomentar su empoderamiento, así como la solidaridad entre todas para seguir adelante”, dijo Riutort, quien estuvo al frente del CHC por unos meses pero que tuvo que dejar el cargo por motivos laborales. Su lugar lo ocupa ahora Monique Forster.

“La mujer tiene que aprender a hacerse sus propios espacios, para ella misma, no debe pensar que si no está con sus hijos las 24 horas eso la hace una mala madre; no, ella tiene que avanzar en su espacio profesional”, añadió.

Según Michelle Riutort, “por el trabajo que realizaron en el pasado nuestras madres, abuelas, el feminismo debe seguir vivo y si ahora ese movimiento tiene para algunos una imagen negativa, esa no fue la intención”.

Al respecto, en la misma entrevista CorreoTV también conversó con Ángeles Destéfano, experta en temas de diversidad en el CHC, quien señaló que “hay muchas mujeres hispanas triunfadoras en Canadá, inmigrantes que lograron éxito en sus vidas profesionales e incluso personales, y es necesario que otras mujeres las conozcan”.

“Hay que ampliar el paradigma de la igualdad de derechos, defender la diversidad, hacer transformaciones mucho más ambiciosas por la emancipación de las mujeres, por una sociedad globalmente emancipada”, añadió Destéfano.

Sobre el concepto de “techo de cristal” (glass ceiling) –surgido en las páginas del Wall Street Journal en 1986– señaló que se trata de un conjunto de reglas no escritas dentro de la sociedad que frenan el crecimiento femenino en todos los ámbitos, “pero el problema es que nadie dice que no quiere mujeres en sus empresas o negocios para una u otra posición, por eso en la vida real limitan el acceso de ellas, y hace falta romper este mito”.

Como una muestra de lo que todavía falta por lograr respecto a la igualdad de género, Riutort se refirió a la desigualdad laboral: hoy día en Canadá por cada dólar que gana un hombre, la mujer apenas gana 87 centavos, “y eso es una expresión de machismo a nivel de la sociedad”.

Pero lo peor es el llamado “techo de cemento”, aclaró Destéfano, pues ahí están incluidas las reglas que las mujeres se autoimponen al renunciar a sus derechos. Esto es muy peligroso porque ellas creen que no tienen acceso a esas facultades como seres humanos.

Aquí cabe recordar, añadió Destéfano, una frase de la feminista afroamericana estadounidense Alice Walker, quien en su libro Color Púrpura señaló: “La forma más común de que la gente entrega su poder es creerse que no tienen ese poder”, y la moraleja en esto es que la mujer sí tiene una fuerza potencial a su disposición, pero lo que tiene que hacer es utilizarla a toda costa para hacer cumplir sus derechos, precisó.

El Congreso Hispano Canadiense (CHC) es una organización establecida para representar los intereses de más de un millón de personas de habla hispana, de múltiples generaciones, con orígenes en más de 20 países que ahora viven en Canadá.

Actualmente, el CHC promueve la campaña “Un millón juntos” para unir a la comunidad de habla hispana en Canadá. (*) Nota redactada a partir de la entrevista en CorreoTV (realizada el 26 de febrero, 2021 y publicada el 8 de marzo, 2021)