Niños y adolescentes en pandemia: ¿qué sucede con la generación Z?

La llamada generación Z, los niños y adolescentes de hoy, son sin duda un grupo poblacional ampliamente marcado por la pandemia de la COVID 19. Los más jóvenes de casa no solo se han visto limitados de sus actividades escolares normales sino también de la necesaria interacción con sus contemporáneos. La Unicef y otras organizaciones encargadas de velar a nivel internacional por los infantes, aseguran que los niños y adolescentes se han visto sometidos a cambios radicales en sus estilos de vida lo cual puede desencadenar problemas conductuales, sicológicos y de personalidad.

CorreoTV decidió conversar con tres miembros de la generación Z para conocer de primera mano cómo han enfrentado este tiempo en casa. Samantha (17), Marian (9) y Jorge (14) son los jóvenes que nos comparten algunas pistas de qué hacer ante las limitaciones de la pandemia.

“No esperábamos todos estos cambios. La escuela cerró, las actividades se realizan en línea, todo era diferente. Sin embargo, hay algo que sí agradezco de la pandemia y es que, entre todas las cosas malas, pude pasar más tiempo con mi familia. Ese tiempo nos conectó, estuvimos juntos, vimos películas las platicábamos más”, opinó Samantha.

Para Marian también este período de Covid ha tenido cosas buenas y malas. La pequeña conoce y lamenta que muchas personas murieron, seres queridos que ya no podrá ver. Pero también confiesa que este tiempo en casa le ha dado la oportunidad de involucrarse en otras actividades y experimentar nuevas cosas. En la lectura y la pintura ha encontrado alicientes para sobrellevar los meses de encierro de manera saludable y productiva.

Jorge también experimentó vivencias similares, pero confiesa sentirse ansioso en espera de una mejora de la situación epidemiológica. “Cuando comenzó la Covid  me sentí feliz pues podía pasar tiempo en casa con mis videojuegos y con mi familia. Pero luego de un tiempo extrañaba mucho el salir con mis amigos”.

Un amplio apoyo para los más jóvenes de casa ha sido precisamente el cariño paterno y el entorno familiar. Samantha explica que aunque a veces en la familia la convivencia se torne complicada en la mayoría de las ocasiones convivían felices porque se tenían los unos a los otros. “Y eso es lo importante que nos amamos y nos queremos; eso es lo fundamental para salir adelante en estos tiempos”, destacó.

“Tenemos que tener mucha paciencia hasta que esto termine. También la pandemia nos mostró que hay que ser agradecidos con lo que tenemos. Uno extraña las cosas normales: la escuela, el trabajo”, continúo Marian.

Los tres jóvenes señalaron a CorreoTV que, a pesar de que gracias a la vacunación la pandemia está mejorando, aún es necesario continuar cumpliendo con las medidas establecidas para prevenir los contagios. Hicieron hincapié en la necesidad de usar las mascarillas, limpiarse las manos y mantener la distancia en los sitios públicos.

De igual manera, la pequeña Marian recordó que los menores de 12 años aún no se encuentran vacunados aunque expresó que le gustaría hacerlo lo antes posible para ir con más seguridad a la escuela y realizar sus actividades habituales.

En tanto, Jorge agregó que “cuando todo esto acabe quisiera disfrutar con mis amigos y con mi familia. Poder salir es lo que más extraño porque estar tanto tiempo en casa ya es aburrido. A pesar de eso he tratado de entretenerme hablando mucho con mis amigos de videojuegos, que es lo que más nos gusta”.

Los niños y adolescentes han experimento muchos cambios en su estilo de vida en este año y medio de pandemia. Se impone un llamado a la responsabilidad individual para que esta generación pueda retornar a la normalidad lo antes posible y disfrute de su juventud a plenitud.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.