El 8 de marzo (8M) se conmemoró en gran parte del planeta el Día Internacional de la Mujer, una jornada destinada a analizar los logros alcanzados por las mujeres, pero también a repensar el largo camino que aún falta por recorrer en materia de verdadera igualdad y equidad.

A propósito de esta conmemoración, CorreoTV conversó con tres jóvenes canadienses con raíces latinas para quienes la discriminación hacia las mujeres aún persiste en casi todas las sociedades actuales, donde las posibilidades de superación y empoderamiento femenino aún adolecen de un apoyo más consciente por parte de los gobiernos y otras estructuras sociales.

Para Alanís Ortiz Espinoza, graduada en Ciencias Políticas en la Universidad de Toronto, el Día Internacional de la Mujer, que este año lleva por lema “Igualdad de género hoy para un mañana sostenible”, sigue siendo muy importante pues las mujeres hoy en día siguen enfrentándose a muchos obstáculos. “Aquí mismo en Canadá  sólo el 30% de los miembros del parlamento son mujeres lo cual nos habla de que siguen siendo discriminadas en los puestos de trabajo y muchas posiciones de poder siguen siendo ocupadas por hombres. Tenemos que seguir conmemorando este día para motivarnos a lograr más”.

Ortiz, de 24 años e hija de padres panameños, dijo que es necesario aplicar más estrategias que apoyen más a las mujeres para evitar la discriminación que aún persiste y que faciliten el desarrollo de etapas sensibles como la de la maternidad.

Sobre ese tema, Jimena Aragón, especialista en recursos humanos, añadió que a pesar de las campañas que han desarrollado varios movimientos sociales y de género, todavía es más difícil para una mujer obtener un puesto de poder ya sea en el sector público o el privado.

“Al momento de tener hijos la mujer tiene responsabilidades que muchos hombres no tienen y por ello pierde en ocasiones oportunidades profesionales. El 8M es importante para recordar que todavía hay situaciones como éstas que demuestran que en realidad no somos 100% iguales en la sociedad”, argumentó Aragón, inmigrante mexicana que llegó a Quebec con su familia a los nueve años de edad.

Por su parte, Caroline Downs, especialista en reclutamiento, lamentó que hay algunos lugares donde apenas hoy en día es que la mujer puede hacer actividades básicas como manejar o ejercer su derecho al voto.

“Vemos que realmente falta mucho por hacer en materia de igualdad y el 8M conmemora el hecho de que necesitamos reconocerlo, estar anuentes de la situación y de lo que está sucediendo a nuestro alrededor y no solamente en Canadá. Creo que nos toca a nosotras, que podemos hablar libremente, hacerlo por aquellas que no tienen voz.

“Necesitamos invertir tiempo y programas donde realmente se le pueda dar el avance a la mujer. Los estudios que salieron durante la pandemia demostraron que las mujeres trabajan más que el hombre ya que invierten más tiempo entre el trabajo y los deberes de la casa. En ese sentido llamamos a que los hombres sean aliados de las mujeres, que se vea el apoyo de esa manera”, destacó Downs, de 28 años.

Break the Bias o cómo podemos cambiar conductas patriarcales

Jimena Aragón, de 26 años, relató a CorreoTV que cuando visitó México para ver a sus familiares se percató de cómo en Latinoamérica aún se replican conductas patriarcales y discriminatorias hacia las mujeres. “Me di cuenta de que los comentarios de las personas rondan sobre tu físico: peso, apariencia; mientras que a los hombres les preguntan sobre su vida, su trabajo”.

Las tres jóvenes coincidieron que similar sucede con preguntas respecto al matrimonio, los hijos y la pareja, cuestiones que parecen ser consideradas aún de mucha importancia en la realización personal de una mujer.

“Me ha pasado que en un trabajo cuando me ha tocado pararme fuerte y decir lo que pienso me han catalogado como una mandona. Eso no pasa cuando lo dice un hombre. A veces tener una opinión firme en Latinoamérica es percibido como una actitud de persona mandona”, contó Caroline Downs.

“Lo más importante es educación para las mujeres y las personas de su entorno. Las mujeres tendemos a criticarnos mucho más cuando vamos a aplicar a un trabajo. Las propias empresas imponen estos “bias” (estereotipos) por ello si no educamos a las personas nunca podremos lograr hacer esa diferencia. Si no se identifica el problema nunca va a haber un cambio”, añadió la joven latino-canadiense.

Jimena Aragón también consideró que hay que seguir avanzando pues no existe una fórmula diferente a lo que se está haciendo actualmente. “Si quieres algo tienes que ir a por ello, así las otras mujeres pueden ver que lo hiciste, que lo intentaste. Hay que dar el ejemplo para que otras mujeres también lo hagan”.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.