El Royal Ontario Museum acoge por estos días una particular muestra que le ofrece a los visitantes redescubrir el significado de la etapa pandémica a través de las obras de arte de niños y jóvenes de entre 4 y 18 años de edad.

Desde el pasado 23 de octubre y hasta el 27 de marzo esta exposición muestra 60 obras de arte creadas por jóvenes que bajo el nombre de My pandemic story (Mi historia de pandemia) manifiestan sus experiencias durante el asilamiento por la Covid-19. Los formatos varían, desde retratos, fotografías, literatura y todo tipo de expresiones artísticas.

CorreoTV se acercó a las instalaciones del museo para entrevistar a algunos protagonistas de esta original muestra que regala en forma gratuita al público un verdadero encuentro con emociones y experiencias.

El Dr. Justin Jennings, curador de la exposición, destacó que gracias a la diversidad de edades de los creadores de las obras es posible que el visitante pueda apreciar las diferentes visiones y experiencias.

“Los jóvenes y niños no tienen miedo de expresar sus emociones y sentimientos así que quisimos aprender de ellos. Fue una vivencia increíble, todas las obras me impactaron mucho incluso cuando estábamos tratando de decidir el grupo que presentaríamos aquí en el museo”, dijo el especialista.

“Nos enfocamos en lo que queremos mostrarle a la gente: todo lo que atravesamos. Por ello le dimos mucha importancia a lo que decían las obras cuando las poníamos en una pared. Fue realmente muy difícil, pero pienso que fue también maravilloso”, explicó Jennings, en referencia a la selección de entre más de 2000 obras que recibieron.

My pandemic story es la única exhibición dedicada al tema de la Covid que existe en el mundo y en las palabras de su curador es arte con el que podemos conectar ya que conocemos de primera mano su contexto. “Ello también era un objetivo del museo, ayudarnos a sanar, a crecer juntos desde las diferentes perspectivas”.

“La Covid ha inspirado muchas emociones: algunos han encontrado cosas positivas en este tiempo pero otros han tenido que luchar. Nuestros artistas han plasmado todos estos sentimientos diferentes para que las personas naveguen en ellos. Cuando alguien ve una obra de esta exposición puede ver un pedazo de sí mismo, tal vez no se sintió completamente así pero puede procesar ese sentimiento”, destacó Jennings, quien es también especialista en arqueología de Perú.

El curador añadió que los visitantes pueden compartir también sus experiencias en esta muestra ya que se han instalado paneles interactivos y pancartas para que las personas se animen a compartir sus testimonios.

“Esto no es sólo sobre lo que pasó es también sobre lo que pasará a partir de ahora. Para los adolescentes especialmente esta etapa ha sido dura: mucha depresión, muchas cosas pasando en este tiempo.  Nuestro museo se unió a CAMH and SickKids y les compartimos a nuestros jóvenes algunos consejos para sobrellevar esta etapa. Sabemos que esas pequeñas acciones pueden hacer una gran diferencia”, destacó el curador.

Dos voces que se expresan a través del arte

Para la joven artista Salsabil su obra “Boy” es un redescubrimiento de su identidad de género. Como parte de la muestra My pandemic story, la pintura pone al descubierto su verdadero ser, su reflejo más personal frente al espejo.

“La pandemia me dio mucho tiempo para reflexionar sobre mi persona. Y una de las cosas que me ayudó fue que durante el aislamiento no tuve que trabajar en mi feminidad y otros detalles de género. Me di cuenta que en realidad soy un chico usando un disfraz de mujer, así es como me siento, así descubrí mi identidad durante la pandemia”, manifestó.

Salsabil, de 18 años, expresó a CorreoTV que durante esta pandemia ha tenido mucho tiempo para trabajar con sus emociones y con su visión de sí misma.

“Una de las cosas que me hizo sentir la pandemia fue culpa. Culpa porque ser capar de aislarse es un verdadero privilegio y sé que otras personas en varios países tuvieron que elegir entre morir de Covid o morir de hambre. Entonces analicé este tipo de facilidades que yo tenía y no los demás. Además, mis posibilidades de descubrirme como una persona no binaria y reconocer mi orientación sexual en un ambiente seguro”, dijo la joven artista.

Para la joven Choigoh (Hannah), también de 18 años, la etapa pandémica trajo consigo un nuevo momento en su vida en el cuál pudo canalizar sus pensamientos y emociones a través del arte.

“La pandemia me hizo sentir realmente confundida. Soy muy cercana a mi familia y amigos pero en este tiempo ellos estaban muy lejos. Mi obra representa precisamente mi deseo de atravesar la pantalla con mi mano y tocarlos”, detalló la creadora de “Ambiguity”, una obra de varios paneles que representan una mano en varias dimensiones en posición de querer tocar algo.

Choigoh señaló que si miramos el mundo ahora desde una perspectiva más positiva parece un lugar más tranquilo y limpio; sin embargo, lavarse las manos frecuentemente, usar máscara e higienizarse todo el tiempo es solo una muestra de cuan peligroso se ha vuelto el entorno.

“Para mí una mano representa muy bien lo que ha significado la pandemia de la Covid 19. El coronavirus se ha concentrado en el concepto de tocar: debemos mantenernos lejos, no tocarnos, lavarnos las manos. Todo ha sido muy ambiguo. Hemos avanzado en el tema de la vacunación y al inicio todo era más incierto. Pero en mi caso creo que esto me ha ayudado a sentirme más segura de mí misma”, comentó.

Estos jóvenes han encontrado una forma de lidiar con un problema global que ha marcado a todos pero, como bien descubrieron a través del arte, este proceso también se trata de crecer y convertirse en mejor persona.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí