Mexicana recibe premio Ohtli por su labor altruista con jornaleros

El Consulado General de México en Toronto entregó el 20 de noviembre pasado el premio Ohtli a Liliana Altamirano, activa integrante de la organización Enlace Community Link que realiza diversas labores de apoyo a los trabajadores(as) agrícolas temporales, en su mayoría de México, que laboran casi todo el año en granjas canadienses.

El premio Ohtli, que consiste en una medalla, una roseta de plata y un diploma, fue creado por el Instituto de los Mexicanos en el Exterior y es entregado a un mexicano o mexicana que se ha destacado por su trayectoria en el exterior, aunque también se ha otorgado en Toronto a canadienses que apoyan y promueven la cultura mexicana.

“Ohtli” es una palabra náhuatl que significa camino. El destacado investigador Miguel León Portilla la describe de la siguiente manera: “En los códices se señalan los caminos con huellas de pies. Así se marcaban los rumbos a donde iban mujeres y hombres”. Por su parte los poetas nahuas se preguntaban ¿Cuál es el camino que ha de seguir el corazón? Hay una respuesta en los códices: Melahuac Ohtli, el camino recto, el que te llevará a realizar tu destino. Al despedirse los nahuas decían, y así lo siguen diciendo quienes mantienen viva su lengua ¡Cualli Ohtli!, ¡buen camino!, el que tú y yo, nosotros todos, debemos andar”.

Como parte del grupo Enlace, Liliana Altamirano ha realizado innumerables acciones en favor de los trabajadores agrícolas temporales, como el rodeo de bicicletas, el torneo de soccer y la tradicional posada.

Al dar entrega de este reconocimiento en la sede del consulado general, el embajador Porfirio Thierry Muñoz Ledo dijo que el COVID-19 “ha puesto en evidencia el papel de los trabajadores agrícolas temporales mexicanos en el sector agrícola de Ontario y su invaluable contribución al mantenimiento de la cadena de suministro agrícola y a la sostenibilidad de la seguridad alimentaria.

“Sin embargo, también ha mostrado la vulnerabilidad de nuestros trabajadores dentro de los esquemas de movilidad laboral transfronterizos. Hoy nos reúne el propósito de honrar a una mexicana entregada a mejorar las condiciones de nuestros trabajadores agrícolas temporales y su inserción en las comunidades que los reciben”. 

Agregó que Liliana Altamirano “ha dejado huella y mostrado camino en las labores desarrolladas por la organización comunitaria Enlace Community Link, Inc. El colectivo ha sido importante aliado del Consulado General para atender directamente las problemáticas que enfrentan los trabajadores migrantes mexicanos en Ontario.

“A través de un grupo multidisciplinario de voluntarios, Enlace contribuye a mejorar las condiciones generales de trabajo en el campo y brinda asistencia a los miembros del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT), informando sobre sus derechos laborales y apoyando a sus familiares”. 

El cónsul Muñoz Ledo recalcó que la entrega de este reconocimiento significa además las labores de Liliana Altamirano a favor de una perspectiva de género en este programa de movilidad laboral y una mayor presencia de mujeres trabajadoras migrantes en el campo canadiense, coincidiendo con la designación de 2020, como el “Año de Leona Vicario, Benemérita Madre de la Patria 2020”.

La galardonada, quien acudió a recibir el premio junto con su esposo Matthew y su hijo Joshua, agradeció al consulado por el reconocimiento, y expresó: “Me siento muy orgullosa y muy contenta de saber que el trabajo que hace el grupo Enlace al cual pertenezco está siendo reconocido. Este premio es sin duda el resultado del trabajo que hacemos en equipo los miembros y voluntarios de Enlace. Este premio es como un combustible que me inyecta de energía para seguir adelante en este camino de mi compromiso que tengo como mexicana para con mi comunidad mexicana en este país”.

En entrevista posterior dijo a Correo Canadiense que “apoyar a los trabajadores agrícolas es parte del compromiso que tengo para dar algo de mí a mi comunidad mexicana en este país. Y qué mejor que ellos que necesitan mucha ayuda. Lo hago de todo corazón y sin ningún interés. De ellos he aprendido la valentía y el sacrificio por salir adelante, el trabajo sin descanso y no importa lo que tengas que hacer para sostener a tu familia”.

Originaria de Ixtepec, Oaxaca, Liliana Altamirano es ingeniera en Computación y ha trabajado para grandes compañías. Además, como maratonista desde 2002 ha corrido 6 maratones de 42 km y 10 medio maratones de 21 km. Reside en Toronto desde 2001.