De Canadá a Perú se promueven programas de empoderamiento y Masculinidades

Son muchos los programas que se realizan para el empoderamiento de las mujeres y contra la violencia doméstica, pero desde London, Ontario hasta Chiclayo, Perú, la organización Lazos de Corazón apoya talleres de desarrollo para mujeres y Masculinidades, para hombres.

En entrevista con CorreoTV, tres trabajadores sociales explicaron cómo desarrollan la colaboración participativa desde Canadá hasta Perú, con el objetivo de empoderar a mujeres y jóvenes mediante talleres de educación y auto sustentabilidad, así como a través de talleres de Masculinidades, que impulsan la labor con hombres con el fin de evitar la violencia de género en comunidades vulnerables.

Los entrevistados fueron Sara Alva Lizárraga, de la organización Heart Links (Lazos de Corazón), desde London, Ontario, mientras desde Chiclayo, Perú hablaron Marleny Constantino Lucumí, en representación del Centro de Formación y Promoción Humana Santa Ángela, así como Anthony Peña Flores, Coordinador del Taller de Masculinidades.

“Cooperamos con seis organizaciones en tres regiones del norte de Perú: en Cajamarca, Chiclayo y en el Valle del Zaña, en esta última es una región rural y con raíces afroamericanas”, explicó Sara Alva.

La coordinadora dijo que realizan actividades de apoyo a las necesidades de dichos aliados que las mismas comunidades identifican.

“Desarrollamos las habilidades de liderazgo, estimulamos y asesoramos en cuanto a los cultivos de vegetales, alimentos baratos y en todo este accionar contamos con la fundación relacionada con las masculinidades”, señaló Alva.

Por su parte, Marleny Constantino, obstetra de profesión, señaló que el accionar de esta cooperación enfrenta los desafíos más recurrentes entre las mujeres del Perú mediante el Centro de Formación y Promoción Humana Santa Ángela y “partimos del hecho de que la mujer no solo enfrenta el parto, el embarazo, sino también tiene otros muchos problemas”.

Añadió que las situaciones de violencia siguen en aumento, a causa de que existe mucho machismo. “Queremos empoderar a la mujer para que defienda sus derechos, que ya los conocen, pero que ellas defiendan lo que les corresponde”.

“Trabajamos en zonas urbanas marginales, de mucha pobreza, hicimos un diagnóstico y fue esa zona la más difícil, se determinó empezar para que las mujeres reconozcan y valoren su autoestima, un trabajo permanente integral, que las personas puedan interiorizar sus propias complejidades en un trabajo permanente integral, es una actividad difícil pero no imposible”, añadió Constantino.

Por su parte, Anthony Peña, Coordinador del Equipo de Masculinidades, dijo que en estos talleres se trabaja solo con hombres: “Desarrollamos las actividades en diferentes etapas y proyectos participativos con públicos específicos según cada convocatoria, con representantes de la sociedad civil y del Estado, que se convierten en facilitadores”.

Aclaró que no solo se trabaja con ese tipo de personas, sino con varones universitarios, entre otros, quienes no solo llegan con el tema de la violencia, sino que participan en el análisis de actividades que ya se perciben como normales pero que se trata en la realidad de comportamientos violentos, porque por lo general quienes ejercen esa violencia son los hombres, debido a que “somos producto de ese machismo también”.

“En estas actividades propiciamos el contacto explícito de ternura entre los varones, y eso a veces resulta muy difícil de lograr, porque los hombres llegan con una mirada homofóbica, de rechazo a esta actividad de confraternización entre ellos, que al principio genera un poco de resistencia, pero se hace”, aseveró Peña.

Al retomar la palabra, Sara Alva puntualizó que su organización Lazos de Corazón, realiza una actividad gratificante en Perú, “se hace con pequeños apoyos, también en colaboración con el proyecto de Masculinidades, que es fenomenal”.

“Es un tema de sensibilización, no se trata solamente de lograr la igualdad y la representatividad, hay que generar programas de educación y transformación a través de pequeños proyectos, que sirvan de anclaje para otras cosas, entre otras el empoderamiento también de los hombres,

para que todos tomemos consciencia sobre lo que está sucediendo”, concluyó.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.