Drunken Birds: retrato de una realidad oculta

La cinta canadiense Drunken Birds (Pájaros Ebrios) presenta a través de un bien logrado guión y una impresionante fotografía, una historia que gira en torno a la realidad de los trabajadores agrícolas temporales en Canadá.

El director de la película, el serbio-canadiense Ivan Grbovic, destacó a Correo Canadiense que el filme intenta representar la complicada situación que existe en algunas granjas y la necesidad de establecer una mayor cantidad de derechos para estos trabajadores. “Si trabajan en Canadá deberían de tener los mismos derechos de los empleados de este país”, manifestó el realizador.

Drunken Birds, estrenada en el pasado Toronto International Film Festival, retrata la problemática situación de muchos inmigrantes frente a sus empleadores. Todo parece ir bien en una granja de lechugas en Montreal, hasta que sucede un problema y los primeros sospechosos son los trabajadores temporales.

Una historia universal que es capaz de tocar la sensibilidad de cada uno de los espectadores ya que, lastimosamente, “los derechos humanos pueden ser violados cuando se hace fuera de la vista pública”, remarcó Grbovic.

Una historia humana y necesaria

CorreoTV conversó además con dos actores de la cinta: su protagonista Jorge Antonio Guerrero y el actor de teatro radicado en Ottawa Carlos Rivera. Ambos intérpretes coincidieron en el valor del guión desde el punto de vista humano y como un reflejo de la experiencia de miles de personas que cada año abandonan su país para trabajar en cientos de granjas canadienses.

Jorge Antonio Guerrero, quien representó a un joven soldado en la reconocida cinta Roma (Alfonso Cuarón), encarna ahora al joven Willy, quien huye de los cárteles hacia Montreal buscando a su novia.

“Hay una suerte de embriaguez que tiene que ver con la edad de mi personaje, un apasionamiento de este chico que se enreda en un amor con quien no debería y ello implica que viaje a Canadá. Lo curioso en este caso que su motivo no es su sustento material sino sentimental. Esto se me hizo muy interesante en todo el viaje que hace Willy y el malentendido que lanza la trama de la historia. La película refleja también esa experiencia interna de estar fuera de tu país y el viaje siempre transforma al individuo”, señaló Guerrero a CorreoTV.

El actor comentó que en determinado momento la trama divide a los personajes en dos bandos: los trabajadores y los empleadores, lo que crea una situación de tensión muy interesante que también pone a relieve el desconocimiento que presentan algunos jornaleros sobre el cumplimiento de las leyes en Canadá y sus derechos.

Por su parte, Carlos Rivera se refirió a su experiencia de representar a un trabajador agrícola temporal. “Para mí fue una gran oportunidad poder representar a estos trabajadores. Tuvimos el gusto de estar con ellos durante el rodaje y en la propia película se pueden observar muchísimos trabajadores agrícolas reales que vienen de diferentes partes de México. Se tomaron el tiempo de enseñarnos cómo hacen su trabajo, pudimos interactuar, conocerlos mejor y también sus experiencias. Creo que esa es una parte muy valiosa de esta producción”.

“Los trabajadores temporales tienen un valor inmenso en la economía canadiense ya que son los que nos alimentan. También es importante el coraje que tienen, las ganas de salir adelante y llevar progreso y comida a sus hogares”.

El actor coincidió en que muchos trabajadores agrícolas cuando viajan se exponen a diferentes circunstancias que están completamente fuera de su control. Entre ellas destaca la manera en que están contratados, las condiciones de las granjas donde van a trabajar y las prohibiciones y reglas que tienen que seguir.

“Lo que nosotros pudimos platicar con los trabajadores es que ellos estaban muy contentos de realizar sus funciones pero que sí sentían esas limitaciones. Creo que algunos de ellos se deben haber visto expuestos a circunstancias muy complicadas donde no dudo que ha habido casos en que incluso han puesto en riesgo su vida”, manifestó Rivera.

Por otra parte, Guerrero se refirió a los mexicanos que viven en el extranjero, a quienes –dijo—los “veo con muchísimo respeto. Hay toda una mitología en el viaje: uno tiene que salir de su cultura y transformarse, aunque siempre se regresa a ella de una manera u otra”, concluyó el actor.

Desde Correo Canadiense hacemos extensiva la invitación a nuestros lectores a disfrutar de esta cinta que de seguro los va a seducir en un mundo que, por momentos, puede parecer increíble, pero roza de cerca la realidad de alrededor de 50,000 trabajadores temporales que llevan diariamente el alimento a nuestras mesas.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.