El Centro para Gente de Habla Hispana realizará este viernes 18 de marzo el encuentro presencial, público y gratuito “Reflexión sobre la juventud LatinX, salud mental y adicciones”, donde se dará orientación a padres y jóvenes respecto a qué hacer cuando se vive este problema o cómo evitarlo.

El evento es organizado por la Colombian Action Solidarity Alliance (CASA), de conjunto con otras organizaciones como LUNAE, Cluster of Colours, New Tradition Music y la consejera en psicología Rosa Cervantes. Se realizará en el 2141 Jane St. entre las 6:00 y las 9:00 pm.

Sobre esta actividad CorreoTV conversó con su organizadora Sandra Cordero, enfermera licenciada en Ontario y miembro de CASA, la cual destacó la relevancia de este tipo de encuentros con la comunidad hispana frente al creciente problema de las adicciones que vive el país.

“Con este evento queremos hacer un círculo de charla para que los padres y jóvenes que asistan participen en la construcción de estrategias para nuestra propia cultura. Tenemos muchas herramientas, pero nada mejor que construirlas entre nosotros mismos”, dijo la enfermera especializada quien comentó además que luego de la pandemia el índice de depresión, estrés postraumático y de adicción subió más de un 27% a nivel general en Canadá.

Cordero se especializa en los temas de salud mental y adicciones desde hace varios años cuando formó un grupo de trabajo destinado a los jóvenes en memoria de su hermano que falleció a causa de una adicción.

“Comenzamos a hacer investigaciones para descubrir por qué los jóvenes latinos, luego de cierto tiempo de vivir en Canadá, caen en las adicciones y presentan problemas de salud mental como la depresión. El trabajo de aquella época era muy interesante porque se volvió intergeneracional. Llegaban personas de todas las edades. En el 2014, el Centro de Adicciones estaba formando una comunidad para analizar la situación y concluimos que las enfermedades mentales empiezan desde la niñez y sus síntomas comienzan a aparecer en la adolescencia”, explicó.

La enfermera señaló que la comunidad latina es renuente a hablar de esos temas y especialmente se niega a tratar las diferencias entre salud mental y enfermedad mental, cayendo en el error de pensar que los jóvenes sólo están pasando por una etapa de rebeldía a pesar de que haya síntomas que indican lo contrario. “Allí encontramos la depresión, la bipolaridad, la esquizofrenia y muchos de nuestros jóvenes latinos que vienen de países violentos como Colombia pueden tener estrés postraumático también”.

Que factores llevan a los jóvenes a ser más propensos a estas adicciones

Sandra Cordero, de origen colombiano, señaló que existen dos factores principales que llevan a los jóvenes latinos a vivir en la adicción.

“Uno de ellos es la influencia social. Cuando llegamos acá comenzamos una nueva vida y económicamente no tenemos el mismo nivel que la cultura canadiense. Los niños entonces empiezan a vivir la dualidad cultural. Por otro lado, nuestro estatus económico no es igual de balanceado y entonces ellos desean tener el mismo rol. Hoy en día la mayoría de los jóvenes quieren fumar marihuana y aunque en casa hablemos sobre estos temas el deseo de estar incluidos en la sociedad o pertenecer a determinado grupo los empuja”, detalló la especialista.

Comentó además que otro factor es que los niños y los jóvenes no expresan tan abiertamente el duelo que se vive al dejar sus países de origen. “Los adultos tenemos más oportunidades de expresar esos sentimientos. Los niños luego de llevar un tiempo viviendo acá comienzan a sentirse tristes y deprimidos y ahí encuentran las drogas, el alcohol o la marihuana”.

Cordero recomendó a los padres de un joven que esté pasando por una situación similar que deben explorar la situación pero sin criticar. En ese sentido llamó a los adultos a educarse para ser capaces de buscar el mejor camino para evitar que caigan en la adicción o los recursos para poder ayudarlos a salir de ella.

“Hay recursos que la comunidad desconoce o en ocasiones las personas tienen tantos recursos que no saben cómo usarlos. Otra cosa importante en estos casos es el amor. Si un joven cae en una adicción hay que recibirlos con amor y no rechazarlos porque entonces ahí es donde se van perdiendo”, destacó la especialista, aunque aclaró que también es importante poner límites.

Para los jóvenes recomendó en una primera instancia acercarse sin temor a la trabajadora social de su escuela. Igualmente llamó a mantener en la familia una comunicación sincera y abierta y emplear las líneas telefónicas a las que se puede acudir para salir de esa situación.

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense.