Joe Mihevc, impulsor de la agricultura urbana en el corazón de Toronto

Para el ex concejal de Toronto, Joe Mihevc, las cuatro gallinas que actualmente viven en su patio representan varios años de esfuerzo con el objetivo de que la alcaldía de la ciudad aceptara la crianza de estos animales en las casas. Su historia es un verdadero ejemplo de cómo se puede llevar con éxito un proyecto de agricultura urbana en el corazón de una ciudad cosmopolita.

Mihevc, ex concejal del Ward 21 St Paul’s, señala que su interés en la crianza de gallinas inició hace unos 10 años. En aquel momento la tenencia de animales como perros, conejos, gatos y palomas en los hogares era completamente aceptado en la ciudad; sin embargo, de alguna manera no ocurría así en el caso de los pollos. Esto llevó a que un grupo de personas se reunieran y analizaran qué sucedía con este tema en otras ciudades alrededor del mundo. Por supuesto en América Latina, Europa y en la mayoría de los territorios de Estados Unidos las gallinas eran legales.

“Pensé que esto era un entorpecimiento para la agricultura urbana, prácticas que son comunes para las personas en el campo. Es una creencia que este tipo de actividades no pertenecen a las ciudades, sino a otros lugares lejanos. Se pensaba que no es algo que debes hacer en un ambiente citadino”.

Su labor a favor de desterrar estos prejuicios contribuyó a que en 2017, el Consejo de la Municipalidad de Toronto decidió que cuatro áreas de la urbe se convertirían en zonas piloto para criar gallinas como mascotas, una noticia que llenó de júbilo a muchos ciudadanos que encontraban en estos animales mascotas divertidas y beneficiosas.

Las zonas escogidas para este plan fueron el Ward 5-Etobicoke-Lakeshore; Ward 13-Parkdale-High Park); Ward 21-St. Paul´s y Ward 32-Beaches-East York. Los residentes en estos lugares ya podían tener hasta cuatro gallinas en sus casas, siempre que estuviesen registradas en la municipalidad. De esta manera muchas personas se acogieron a este proyecto como un pasatiempo o simplemente una forma de socializar con la familia y amigos.

Joe Mihevc, en especial, considera la crianza de estas aves como una actividad muy divertida. 

“Tenemos tanta diversión en nuestro patio que a veces solo nos sentamos aquí y miramos todas las cosas locas que hacen las gallinas. Usualmente vienen también los niños del vecindario. Ellos saben que yo soy el hombre de las gallinas así que vienen y me preguntan si pueden verlas. Los invito al patio y les regalo dos huevos para que los lleven a casa con sus padres, los cocinen y sean testigos también del ciclo de la vida”.

El ex concejal explicó en entrevista con CorreoTV que obtuvo sus aves en una granja especializada a la edad de 22 semanas. A partir de ese tiempo es que pueden empezar a poner huevos y lo hacen de 2 a 3 años.

Respecto a la situación de las aves cuando descienden las temperaturas, afirmó que las gallinas son animales muy versátiles y esa es la razón por la que pueden vivir tanto en zonas casi desérticas como en los territorios más al Norte con un clima helado. Son muy adaptables.

“He conocido a muchas personas que están interesadas en hacer lo mismo en sus terrenos así que me preguntan cómo lo hago. En primer lugar hay que asegurarse de vivir en un área donde esté permitido, comprarlas de lugares especializados y crearles las condiciones necesarias para que puedan vivir cómodamente y estén seguras. Mucha información está disponible en Internet: cuánta comida necesitan o dónde se puede comprar su alimento. Además adoran comer algunas sobras como fideos, pan o ensalada y todo eso lo convierten en un huevo que podrás disfrutar cada día”.

El ex concejal y ahora profesor de la Universidad de York nombró a sus cuatro gallinas en honor a los cuatro principales partidos políticos: Tory (Conservadores), Libby (Liberales), Jagmeet (líder del NDP) y Greenie (Partido Verde). Cada día estas gallinas ponen un huevo cada una. La alcaldía permite tener hasta cuatro gallinas y no autoriza la cría de gallos.

Actualmente, en Toronto existen varias personas expertas en gallinas y esta práctica se encuentra en crecimiento. Para los amantes de estas aves, como Joe Mihavc, esto significa que las nuevas generaciones podrán volver a estar en contacto con las tradiciones rurales y conocimientos que resguardaron nuestros padres y abuelos. 

(*) Nota realizada a partir de la entrevista de Isabel Inclán para CorreoTV. Vea la entrevista en el canal de YouTube de Correo Canadiense